Ximo Puig reclama la reforma inaplazable del sistema de financiación y la descentralización de los organismos del Estado

 Ximo Puig reclama la reforma inaplazable del sistema de financiación y la descentralización de los organismos del Estado

– El president de la Generalitat ha presentado en los ‘desayunos informativos’ de Europa Press cinco propuestas de cohesión para resolver los desafíos territoriales de España
– Insta al Gobierno central a demostrar la misma audacia para abordar la convergencia territorial que la evidenciada en el desafío catalán
– Urge a solucionar el conflicto del agua y considera irrenunciable garantizar “agua para siempre” a los agricultores valencianos
– Propone regular la Conferencia de Presidencias Autonómicas como órgano de cogobernanza que se reúna al menos cada seis meses
– Reclama diálogo y ofrece a la Comunitat Valenciana para tender puentes y lograr la convivencia en España
– Aboga por la armonización fiscal y plantea la necesidad de mecanismos de compensación al resto del país por parte de las metrópolis que se benefician del efecto capitalidad
– Apremia a tomar medidas contra la despoblación y apuesta por el modelo escocés de lucha contra el reto demográfico

Madrid. El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha reivindicado una reforma urgente del modelo de financiación autonómica y el despliegue de una “potente” política de desarrollo regional que responda a las actuales asimetrías territoriales.

Puig que ha participado en los ‘Desayunos informativos’ de Europa Press, ha realizado cinco “propuestas de cohesión” para resolver los actuales desafíos territoriales que, a su juicio, España debe abordar, y que ha identificado como el independentismo, el centralismo ineficiente, la invisibilidad y la despoblación, además de la financiación injusta.

Durante su intervención, el president ha instado al Gobierno central a abordar la convergencia territorial “con la misma audacia con la que se está afrontando el desafío catalán”, y ha urgido a solucionar el conflicto del agua que ha calificado como una “cuestión de solidaridad básica”. En este sentido, ha reivindicado “agua para siempre” para los agricultores valencianos, lo que ha considerado como una cuestión “irrenunciable”.

Al mismo tiempo, Puig ha agradecido la “mayor sensibilidad” del Gobierno de Sánchez al haber consignado, por primera vez, el 10% de la inversión de los Presupuestos Generales del Estado a la Comunitat Valenciana, atendiendo así su peso demográfico, o haber aplicado criterios equitativos en el reparto de los fondos de la pandemia.

El president ha insistido en que la respuesta a las asimetrías territoriales pasa por aumentar los recursos para financiar el Estado del bienestar, y redistribuirlos de forma más equitativa, como requiere la Comunitat Valenciana, actualmente la autonomía peor financiada.

Descentralización de estructuras

Por otro lado, el jefe del Consell ha propuesto un mayor reconocimiento a la pluralidad que caracteriza la invisibilizada “España policéntrica”, y ha reivindicado la descentralización de estructuras, aludiendo así a la posibilidad de que organismos del Estado puedan trasladar sus sedes de Madrid a otras ciudades como por ejemplo Turespaña a Palma; la sede central del Instituto Español de Oceanografía, a Vigo; el Centro Nacional de Danza, a Sevilla; o Puertos del Estado, a València; así como celebrar la Fiesta Nacional de España cada año en una ciudad distinta.

Entre otros datos, Puig ha señalado que la capital de España acoge 150.574 empleados del sector público estatal, de los cuales 44.315 corresponden a instituciones que podrían estar ubicadas en cualquier otro lugar de España, y que tendrían un importante efecto tractor allí.

Asimismo, ha defendido la urgencia de “redibujar” los mapas de infraestructuras y ligarlos a criterios de población, economía y eficiencia, para pasar “de la radialidad a la racionalidad”. En este sentido ha defendido la necesidad de que el Corredor Mediterráneo sea ya una realidad, puesto que por él transitan más del 50 % de las exportaciones a Europa.

Además, ha propuesto institucionalizar la Conferencia de Presidencias Autonómicas con al menos una reunión semestral; reglamentar las Conferencias Sectoriales; y avanzar en la reforma del Senado para que se cumpla la actual Constitución cuando habla de cámara territorial.

Vía Valenciana para lograr la convivencia

En el transcurso de la conferencia, el responsable autonómico ha abogado por “el diálogo, la audacia y el pacto”, frente a la vía unilateral del independentismo y ha defendido el camino de los indultos del presidente Sánchez que ha calificado como una “decisión valiente y sensata tras una década de ruido y furia”, al tiempo que ha manifestado su esperanza de que los “interpelados muestren voluntad de acordar”.

El president ha destacado que la causa común debe ser la convivencia y ha asegurado que “España necesita más puentes y menos muros”. En este sentido, ha ofrecido la Vía Valenciana basada en “la serenidad, el diálogo y el acuerdo”, y ha puesto como ejemplo de su efectividad las alianzas “por la prosperidad compartida y por la igualdad” que está recabando la Comunitat Valenciana con otras autonomías como Cataluña, Baleares y Andalucía, “alejadas de partidismos y de tacticismos electorales”.

“Las vías unilaterales sin respeto a la legalidad y la inacción política del anterior Gobierno, han provocado que Cataluña haya pasado del impulso modernizador a la parálisis institucional y la fractura social” ha manifestado. Asimismo ha resumido el ‘procés’ como una “década perdida”, con repercusiones tanto para Cataluña como para la ‘España de las Españas’, puesto que según ha explicado “la deriva del independentismo ha afianzado el inmovilismo y, en consecuencia, la cimentación de asimetrías”.

Armonización fiscal y contraprestación

Durante su intervención, el president ha señalado el “centralismo ineficiente” como otro de los desafíos, al que ha calificado como un “procés invisible” de una capital que no tiene en cuenta las consecuencias de sus decisiones para el resto del país y que está fracturando España.

Frente al centralismo el jefe del Consell ha propuesto cohesión, y asociar capitalidad a equidad y solidaridad. Para ello, ha defendido una armonización fiscal que limite el efecto capitalidad, y ha instado al Comité de Expertos para la reforma fiscal a estudiar una aportación de los más beneficiados por este efecto generado gracias al sustento público estatal y a las “economías de aglomeración”.

Ximo Puig ha cuantificado en 4.453 millones las rebajas fiscales para las rentas altas gracias a las ventajas de la capitalidad y el “dumping” fiscal, lo que supone una competencia desleal que atrae bases imponibles de otros territorios, afectando así a su recaudación. Por ello se ha mostrado convencido de que “si hay privilegio, debe haber contraprestación para conseguir una España más justa”.

Modelo escocés para evitar la despoblación

Respecto a la despoblación, el president ha evidenciado la necesidad de generar oportunidades y aprovechar los fondos europeos como “palanca” de esas oportunidades. Asimismo, ha propuesto el “modelo escocés”, como ejemplo a seguir para acabar con todas las brechas que alimentan la despoblación, con una Agencia de Desarrollo Territorial, activa desde 1965, autónoma pero financiada con fondos públicos.

“La despoblación -ha asegurado- es sinónimo de desigualdad económica y social, y un drama cultural que ha afectado a aldeas y pueblos y ya alcanza a cabeceras de comarca e incluso a capitales de provincia”. Por ello ha explicado las principales medidas adoptadas en la Comunitat Valenciana para frenar la deposblación como el apoyo financiero a través del banco público a las empresas que fijan población; deducciones fiscales para familias en municipios en riesgo de despoblación; colaboración con entidades bancarias para evitar la exclusión financiera; y proyectos de Formación Profesional en el territorio rural con los fondos europeos.

Por último, Ximo Puig se ha referido a otros desafíos urgentes de la sociedad española como superar definitivamente la pandemia; la reactivación económica; la eliminación de burocracia administrativa para agilizar los fondos europeos; la derrota del terrorismo machista, la abolición de la prostitución y conseguir más hombres feministas; considerar la Ciencia y la Innovación como el quinto pilar del Estado del bienestar; y el apoyo a la juventud que se ha visto atrapada entre dos crisis.

A la conferencia ofrecida por el president de la Generalitat han asistido el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas; el ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta; la ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant; el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migración, José Luis Escrivá; además de una nutrida representación del cuerpo diplomático, representantes del Senado, agentes sociales y económicos, medios de comunicación y otras autoridades.

Del mismo modo, por parte del Gobierno valenciano han asistido el vicepresidente segundo y conseller de Vivienda y Arquitectura Bioclimática, Rubén Martínez Dalmau; el conseller de Hacienda y Administración Pública, Vicent Soler; la consellera de Justicia, Interior y Administración Pública, Gabriela Bravo; la consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Ana Barceló; el conseller de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, Rafa Climent; el conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad; Arcadi España; la consellera de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital, Carolina Pascual, y la consellera de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática, Rosa Pérez Garijo.

Artículos relacionados

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad