Ser eléctrico ya no es suficiente

 Ser eléctrico ya no es suficiente

La industria de la automoción ha arrancado el año con las luces puestas en el que va a ser uno de los grandes mercados donde vender movilidad en las próximas décadas: el coche autónomo. Los hitos en el coche eléctrico van a ir perdiendo el barniz que otorga ser novedoso para convertirse en noticias habituales. 2022 verá la consolidación de los coches con batería y la toma de posiciones de los grandes jugadores (fabricantes y tecnológicos) en el mercado autónomo. Los anuncios de los grandes marcas y los análisis de las consultoras así lo demuestran.

Valencia, 14 de enero de 2022- Julián Larraz

Roland Berger acabó el año pasado (22 de diciembre de 2021, Ver artículo ‘Una doble oportunidad para la industria europea’) enfatizando en que la descarbonización y la digitalización eran las oportunidades de oro para los audaces. La consultora parte de una premisa que conviene recordar a la hora de planificar el 2022: “los últimos 24 meses frente a la pandemia global de COVID-19 (…) han brindado una mayor claridad para los tomadores de decisiones corporativas”. Una de las señales es que «la digitalización debe convertirse en el núcleo del modelo de negocio moderno».

Roland Berger aconseja alianzas estratégicas y compra o venta de unidades

La consultora cifra en 120.000 millones de dólares la inversión de capital riesgo en nuevas empresas europeas en 2021 y destaca que Europa incluso ha alcanzado a Estados Unidos cuando se trata de inversiones en etapas iniciales en empresas tecnológicas. Teniendo en cuenta la consolidada tendencia de la digitalización, Roland Berger aconseja incrementar las alianzas estratégicas y la venta o compra de unidades. Dicho de otra forma, para competir en el nuevo mercado disruptivo las empresas de la automoción van a necesitar nuevos recursos y capacidades que existen en otras empresas y/o mercados.

McKinsey ha empezado el año con una reflexión sobre la gran disrupción que se va a producir por la digitalización del automóvil (3 de enero de 2022, Ver artículo ‘El camino hacia la movilidad autónoma asequible’). Compara el coste del coche en propiedad con el coste de usar un coche autónomo. Asegura que los factores de ubicación, tipo de vehículo y escala será críticos y que los actores que influirán son desde fabricantes de automóviles y sus proveedores tradicionales de primer nivel hasta actores tecnológicos líderes, proveedores de servicios de movilidad, ciudades y agencias y reguladores de tránsito.

McKinsey avisa que los fabricantes necesitarán que las piezas de los proveedores sean más resistentes para aguantar el uso intensivo de los coches autónomos

Ofrece datos muy relevantes como que el coste de un taxi robotizado podría reducirse en más del 50 por ciento entre 2025 y 2030, que los jugadores a gran escala alcanzarán precios de seis a ocho veces más bajos que los de los rivales a pequeña escala o que la moda de los SUV podría desvanecerse e irrumpir los biplaza, ya que modelos más pequeños pueden reducir el coste del transporte a la mitad. Un dato muy relevante es que el modelo de negocio se basará en que el coste de depreciación de los coches autónomos sea notablemente más bajo que el que tienen actualmente los automóviles comprados por los particulares. «Esta ventaja de costos requerirá vehículos especialmente diseñados con una mayor durabilidad para aplicaciones de robo-taxi». Es decir, el reto de los proveedores de la industria de la automoción ahora es enfocarse hacia estas nuevas necesidades de mayor durabilidad que van a tener los fabricantes.

Ernst & Young apunta hitos que van a marcar el ejercicio 2022 (Ver artículo «Por qué 2022 será un año clave para la movilidad») y que van a ser decisivos sobre el futuro del coche autónomo en España. La consultora cita la Estrategia Española de Movilidad Sostenible, Segura y Conectada, un documento marco con visión a largo plazo que guiará las actuaciones del Ministerio de Transportes, la nueva Ley de Tráfico, Circulación de Vehículos a motor y Seguridad Vial y la delimitación de las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE), principalmente en los municipios con más de 50.000 habitantes.

Ernst & Young asegura que este año es clave porque se van a redactar reglamentos y ejecutar planes que van a poner marco al coche autónomo en España

También habrá que estar atentos a los Sistemas Avanzados de Ayuda a la Conducción (ADAS) y al proyecto DGT 3.0. Y por supuesto, al PERTE del Vehículo Eléctrico y Conectado. Todos ellos influirán en el desarrollo del coche autónomo y en las posibilidades futuras de que España sea un mercado atractivo para la industria de la automoción.

Mientras los países van a vivir su particular lucha por aceptar o no la nueva realidad que irremediablemente acabará implantándose, las marcas ya empiezan a dar pasos de gigante en sus planes sobre el coche autónomo. Uno de los más claros ha sido el de Stellantis y Amazon, que marca un punto de inflexión en el coche autónomo (Ver nota de prensa de Stellantis).

Rivian se desplomó un 52% cuando Stellantis se alió con Amazon. El coche autónomo no es un nicho para start-up. Van a estar los gigantes del sector

Tan importante es el acuerdo como el desplome del 52% que sufrió Rivian en Bolsa (Ver noticia) tras conocerse la alianza entre uno de los grandes de la automoción con marcas clásicas como Chrysler, Fiat, Opel, Peugeot o Citröen con uno de los grandes tecnológicos como es Amazon. El anuncio y su reacción en Bolsa viene a significar que el coche autónomo no es un futurible para start-up sino una realidad para gigantes.

Paralelo al anuncio de Stellantis con Amazon, Intel también se ha reivindicado como socio tecnológico que va a pasar a ser protagonista en la industria de la automoción que tendremos al final de esta década. La tecnológica americana anunció que su modelo de conducción autónoma nivel 4 (paso previo al automatismo total) estará operativo en 2025 (Ver noticia). Geely lo utilizará en su marca premium Zeekr mientras Volkswagen y Ford utilizarán la tecnología de Intel para avanzar en la automatización de sus vehículos.

Mercedes logra el nivel de conducción 3 en Europa y adelanta al nivel 2 de Tesla. Intel está preparando el 4 y Google ya plantea el 5: adiós al volante

Mercedes va, por ahora, ganando la carrera en Europa hacia la automatización al alcanzar el nivel 3 (Ver noticia), lo que permite adelantar el nivel 2 logrado por Tesla (Ver noticia). Volvo va en el mismo camino (Ver noticia). Mientras tanto, en Estados Unidos ya circulan los coches de Google (marca Waymo) cuya próxima generación ya vendrá sin volante ni pedales (Ver noticia).

Nissan en la presentación de su estrategia «Ambition 2030» se fijó en los no-clientes (Ver presentación). Habló de la sociedad envejecida nipona que no puede conducir pero que sí podría consumir kilómetros de un coche autónomo. Esta visión propia de la estrategia del océano azul plantea la incorporación de enormes bolsas de clientes a un nuevo mercado en el que no existirá la propiedad del vehículo sino el pago por uso.

Y una de las pruebas de este cambio es que grandes empresas que van a sufrir el cambio radical de sus negocios (aunque todavía no en este ejercicio ni en el siguiente) se empiecen ya a plantear cambios de paradigmas. «Dado que la figura del conductor no existe como tal en este tipo de coches, la aseguradora tiene que delimitar sobre quién recaerá la responsabilidad en caso de accidente. En estos supuestos, será el fabricante del vehículo, así como la marca del equipo tecnológico (software, GPS, etc.), quienes respondan sobre el incidente», dice Mapfre (Ver link), que ya se apunta como parte posible de su negocio futuro «revisar ciertas coberturas ya existentes para adaptarlas a los coches autónomos, como pueden ser la asistencia en viaje o las revisiones del automóvil». Esta nueva amenaza la deberán incluir los concesionarios en sus DAFO.

La llegada del coche autónomo es una realidad que va a cambiar radicalmente la estructura del mercado de la movilidad. En 2022 se volverá a hablar mucho del coche eléctrico y se sentarán las bases de la gran disrupción del automóvil: el coche autónomo.

Podcast en Intereconomía Valencia

Este mes de enero será critico en la factoría de Ford Almussafes para lograr la adjudicación de nuevos modelos eléctricos. El rival es la fábrica alemana de Saarlouis. Los valencianos, de momento, tienen ventaja sobre los alemanes. Aseguran que Almussafes tiene un as en la manga ya que ha anunciado una fábrica de baterías. Hemos comentado esta noticia del medio alemán ‘Saarbruecker Zeitung’ (https://bit.ly/3zThDIc) donde se comenta este temor que está en Saarlouis.

🎙️ Os dejo el link para el oírlo en formato podcast (https://bit.ly/3qkqaAX)

📱 También se puede ver vía Facebook live (https://bit.ly/3tm9LOc)

🕘 A partir de 1:30:00 empieza la parte de la industria de la automoción.

📌Lo que ha llamado la atención de la redacción de El Intercafé es:

Julián Larraz en El Intercafé: “En Alemania se dan por perdedores de la producción de coches eléctricos de Ford» (https://bit.ly/3rfHMgH)

Artículos relacionados

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad