Se mantiene la tendencia a la baja en presencia de coronavirus en las aguas residuales de València

 Se mantiene la tendencia a la baja en presencia de coronavirus en las aguas residuales de València

Las zonas más afectadas son Jesús-Patrix, Poblats Marítims, Camins al Grau,  Pla del Real este, norte de Trànsits (Benicalap y Rascanya) y Sant Marcel·lí

Valencia, 23 de febrero de 2021

«La incidencia del coronavirus en las aguas residuales de la ciudad de València registra un descenso importante en las últimas cinco muestras analizadas», según reflejan los datos de las dos últimas semanas facilitados por la concejala del Ciclo Integral del Agua, Elisa Valía. No obstante, la delegada ha apelado «a la responsabilidad de la ciudadanía», y ha insistido en la necesidad de «reducir los desplazamientos y las reuniones a lo estrictamente imprescindible».

«Los niveles de restos de coronavirus en las aguas residuales de la ciudad están bajando desde hace tres semanas de forma clara y sostenida», ha afirmado Valía, quien ha explicado que «ahora mismo, registramos niveles similares a las semanas anteriores a las fiestas navideñas, pero todavía por encima de los niveles previos al puente de octubre».

La presencia del virus en las aguas residuales no es homogénea en toda la ciudad. Los barrios más afectados, de acuerdo con los datos recogidos, son Jesús-Patraix, Poblats Marítims, Camins al Grau y la parte este de Pla del Real, registrando una incidencia más elevada que en el resto de la ciudad. Por encima de la media de la ciudad también se encuentran la parte norte de Trànsits (Benicalap y Rascanya) y Sant Marcel·lí.

Elisa Valía ha considerado que los datos son «alentadores, pero sobre todo demuestran que las medidas restrictivas han funcionado, dado que hemos conseguir reducir drásticamente la concentración de restos de coronavirus en aguas residuales». «En cualquier caso –ha advertido-  seguimos teniendo una situación preocupante».

Por ello, la concejala ha hecho un «llamamiento a la responsabilidad»,  y ha pedido a la ciudadanía que reduzca «los desplazamientos y las reuniones sociales a lo estrictamente imprescindible, para evitar que el coronavirus siga expandiéndose por la ciudad».

Artículos relacionados