Salvador Navarro, presidente de la CEV: “No se puede priorizar a un sector industrial, porque todos son imprescindibles para afrontar la crisis”.

 Salvador Navarro, presidente de la CEV: “No se puede priorizar a un sector industrial, porque todos son imprescindibles para afrontar la crisis”.

Valencia, 29 de marzo de 2020

El presidente de la Confederación Empresarial Valenciana, ha explicado en el programa el “Intercafé” de Intereconomía Valencia que “no se puede priorizar a un sector industrial respecto a otro, para que siga operativo durante el estado de alarma, porque todos son imprescindibles para afrontar la crisis”.

Por ello, Navarro apuesta por mantener la máxima actividad posible con las medidas de seguridad oportunas, porque de lo contrario se podría socavar aún más, la delicada situación que atravesamos, castigando tanto a las empresas como al empleo”.

A esto se le debe unir, en opinión del Presidente de la CEV, “una estrategia adecuada por parte de las administraciones públicas para recuperar los puestos de trabajo y activar de nuevo la economía. Esto permitirá también reestablecer el consumo y dar confianza a los ciudadanos, ya que nuestra economía es mayoritariamente terciaria y de servicios”.

Asimismo, en relación con la demanda al Gobierno de solicitar una moratoria fiscal ante el parón de la actividad empresarial por el Coronavirus, Navarro ha remarcado que “no estamos pidiendo una condonación de deudas al Estado, sino que se aplacen para hacerlas efectivas más tarde.

De esta forma, asegura el Presidente de la CEV, “podremos centrarnos en lo importante ahora, que es tomar decisiones a medio y largo plazo, aunque tengo la sensación de que las administraciones no están haciendo caso a los empresarios, ya que no han puesto por delante la moratoria fiscal necesaria”.

A este respecto, y ante la avalancha de ERTES que se han producido debido a la crisis sanitaria, Navarro tiene que claro que “hablamos de una medida que es extraordinaria, ya que permite ayudar al mantenimiento de las empresas, porque de lo contrario no podrían sostenerse y se perderían todos los puestos de trabajo”.

Por este motivo, el Presidente de la CEV afirma que “se deben hacer los ERTEs necesarios para no colapsar el sistema y los éticos que permitan las ayudas de las administraciones”.

Además, Salvador Navarro ha explicado en “El Intercafé” de Intereconomía Valencia que “esta situación no tiene nada que ver con la de 2008, ya que aquella fue una crisis de liquidez, aunque para que no se repita es importante que Europa esté unida y se tomen las decisiones pertinentes en el momento adecuado”.

Asimismo, en alusión a la compra por parte del Gobierno de España del material sanitario a China, el presidente de la Confederación Empresarial Valenciana ha destacado que “debemos centrarnos en obtener cadenas de suministro mucho más cercanas a nuestro país de cara al futuro y hacer un planteamiento sobre la necesidad que tenemos de mantener y fortalecer a la industria en nuestro territorio”.

Reacción a la prohibición del Gobierno de realizar despidos durante el estado de alarma

Por otra parte, en relación con las medidas aprobadas este viernes, 27 de marzo, en el Consejo de Ministros, la Confederación Empresarial Valenciana  ha señalado que “compartimos con el Ejecutivo la necesidad de mantener el empleo, pero consideramos que las medidas aprobadas este viernes en el Consejo de Ministros tendrán el resultado opuesto”.

Por ello, “en ningún caso los empresarios de la Comunidad Valenciana hemos solicitado medidas que faciliten los despidos, ya que precisamente las medidas demandadas desde el sector privado para paliar el impacto del COVID19 en el ámbito laboral van encaminadas a asegurar la supervivencia de la empresa y con ellos de los puestos de trabajo”.

Asimismo, desde la CEV “entendemos que los ERTEs, con el componente de ética y moral exigible, es una medida necesaria y, siempre se ha opuesto a cualquier planteamiento que se aleje de esta medida responsable. En cambio, los acuerdos alcanzados por el Consejo de Ministros pueden llevar a muchas empresas a procesos concursales”.

“Las empresas, especialmente pymes y autónomos, también las grandes, están luchando para evitar el cierre. La intención de los empresarios es mantener el empleo y favorecer que la recuperación sea rápida, pero será imposible mientras la liquidez siga sin llegar”.

De esta forma, “la Administración ha recibido estos días muchas pruebas de la responsabilidad y el compromiso del sector privado con la sociedad. Estamos ante una situación extraordinaria que obliga a la unidad de acción y en la que no cabe la desconfianza hacía la empresa privada, que va a ser clave en la recuperación económica”.

Artículos relacionados