Soler: ‘La AIReF pone de manifiesto la necesidad de reformar el sistema de financiación para afrontar la caída de ingresos de los próximos años’

– El conseller de Hacienda señala que la Autoridad Fiscal destaca el enorme esfuerzo del Consell para hacer frente a la crisis con el aumento del gasto sanitario, las ayudas a los ERTE y a la actividad empresarial
– Vicent Soler remarca “la importancia” del fondo europeo de reconstrucción, que deberá aprobar la Cumbre Europea este fin de semana, “y en el que confiamos para poder hacer frente a la recuperación económica”

Valencia, 16 de julio de 2020

El conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, ha manifestado que el estudio de la AIReF (Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal) presentado este jueves “pone de manifiesto la necesidad de reformar el sistema de financiación autonómica con criterios de suficiencia y equidad para afrontar la caída de ingresos derivada de la COVID que se producirá a partir de 2021”.

El informe, que se centra en ejecución presupuestaria y deuda pública, revisa las previsiones autonómicas para 2020 considerando el impacto de la pandemia.

La AIReF estima que el impacto de la crisis actual en las comunidades autónomas se aplazará al ejercicio siguiente, ya que los principales ingresos autonómicos de régimen común, derivados del Sistema de Financiación Autonómica, se han abonado en 2020 sin tener en cuenta los efectos de la crisis.

Las entregas a cuenta recibidas en 2020 no han incorporado el impacto negativo esperado en los ingresos tributarios como consecuencia de la pandemia, según señala la AIReF en su informe, pero estos efectos sí se dejarán notar en 2021 y los años siguientes, con unas caídas previstas entre el 9% y el 13% respecto a las cantidades abonadas en 2020.

“Mientras no tengamos un nuevo modelo de financiación autonómica más justo y solidario, la Comunitat Valenciana no cuenta con un nivel de recursos similar al de otros territorios para hacer frente a los gastos en servicios públicos fundamentales, y esta situación empeora ahora que tenemos que hacer frente a las consecuencias de una pandemia”, ha indicado Vicent Soler.

“No es justo que los valencianos dispongamos de menos recursos para impulsar la reactivación de la economía que se hace necesaria después de una crisis sanitaria y para abastecernos y tomar medidas ante futuros rebrotes”, ha lamentado el conseller.

La COVID supondrá entre 1,8 y 2,2 puntos de déficit

La AIReF estima en su informe que el impacto de la COVID-19 sobre las cuentas de la Comunitat Valenciana supondrá un aumento del déficit entre 1,8 y 2,2 puntos, dependiendo de la evolución de la pandemia.

En este impacto, el informe de la AIReF contabiliza tanto el gasto sanitario como las medidas adoptadas en otros ámbitos para mitigar los efectos de la pandemia, la pérdida de ingresos prevista por la caída de la actividad económica, las medidas en educación para el curso que viene y la estimación del ahorro esperado en el suplemento de renta valenciana por la implantación del Ingreso Mínimo Vital.

“La Generalitat ha destinado una importante cantidad a la adquisición de material sanitario y equipos de protección, porque entendemos que la salud de la personas es lo primero. Asimsimo, desde el Consell hemos adoptado medidas para hacer frente a la crisis económica derivada de la COVID, algunas de ellas pioneras, como la de complementar la ayuda del Estado a los ERTE, y los incentivos fiscales a empresas”, ha indicado Soler.

El conseller de Hacienda ha puesto de manifiesto el “grado de incertidumbre” en el que trabajan las administraciones ante la evolución de la pandemia y sus consecuencias y ha remarcado al respecto que “el informe de la AIReF está basado en estimaciones que, como estamos viendo, pueden variar en función de cómo vayan desarrollándose los acontecimientos”.

Soler ha manifestado asimismo que hay que tener en cuenta “la importancia del fondo europeo de reconstrucción que deberá aprobar la Comisión Europea este fin de semana y en el que confiamos para poder hacer frente a la recuperación económica, porque la Cumbre Europea no puede fracasar. Europa se está jugando su futuro”, ha señalado Soler.

Sin COVID el déficit sería del 1,8 en 2020, en línea con el 2019

El informe de la AIReF señala que, descontando el efecto de la COVID, el déficit que previsiblemente habría alcanzado la Comunitat Valenciana en 2020 sería del -1,8% del PIB, en línea con el 1,7% registrado en 2019.

En total, teniendo en cuenta los gastos adicionales derivados de la pandemia, la Comunitat Valenciana podría alcanzar en 2020 un déficit entre el -2,1% y el -2,6% del PIB. Este resultado se derivaría de un crecimiento de los gastos sobre el nivel de 2019 entre el 8% y el 10% con aumentos superiores en los gastos corrientes asociados a la COVID-19, especialmente sanitarios.

El incremento del gasto sanitario alcanzará 8 décimas de PIB

La AIReF estima que la Comunitat Valenciana experimentará un mayor gasto sanitario por impacto de la COVID que se situará entre 6 y 8 décimas de PIB autonómico. Se trataría de gastos de naturaleza corriente principalmente, con especial peso de los consumos intermedios y la remuneración de asalariados.

La Comunitat Valenciana también ha adoptado medidas de gasto orientadas a la promoción económica, ayudas a empresas, subvenciones extraordinarias para autónomos y otros afectados por el estado de alarma y ayudas a las entidades locales para contratar a desempleados por la COVID-19.

La AIReF también detecta una mayor gasto de carácter social en subvenciones, por el suplemento de la Renta Valenciana de Inclusión, por las inversiones en centros de educación y escuelas infantiles y por adquisición de material protector y de equipos y servicios para teletrabajo. La valoración conjunta de estas medidas, según el informe del organismo, alcanzaría las 4 décimas de PIB.

“El análisis de la AIReF revela que en la Comunitat Valenciana hemos gastado en cosas necesarias destinadas a mejorar la vida de las personas. Lejos quedan ya los gastos en grandes eventos y fastos que se dieron en la anterior etapa. Ahora los gastos son racionales y justificados. Si el déficit, aumenta es porque no recibimos la financiación que nos corresponde”, ha indicado Soler.