Puig anuncia la reducción de movilidad entre 12 y 6 horas, a pesar de ser la autonomía con menor incidencia en COVID19

El president reclama una acuerdo global entre todas las comunidades autónomas, y anuncia que la Comunitat adoptará medidas para adelantarse a los acontecimientos

Valencia, 22 de octubre de 2020

Dar ejemplo y reducir riesgos. Ese es el objetivo de la decisión que el Consell de la Generalitat adoptará en breve y que consistirá en reducir la movilidad entre las 12 de la noche y las 6 de la madrugada, con el objetivo de continuar siendo, junto a Canarias, la comunidad autónoma con menor incidencia del coronavirus. Así, lo ha anunciado el president de la Generalitat, Ximo Puig, durante una rueda de prensa convocada de urgencia esta noche en el Palau de la Generalitat, tras el Consejo Interterritorial de Sanidad celebrada esta tarde, y donde ha lamentado que no haya habido acuerdo global para pactar la medida para toda España, y que la falta de acuerdo se haya producido por autonomías con peor situación que la valenciana.

Una decisión que el president adopta tras una intensa jornada de reuniones de trabajo con la totalidad de portavoces parlamentarios, así como el presidente de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP), Rubén Alfaro, y con los agentes económicos y sociales, entre ellos, el presidente de la CEV, Salvador Navarro,  que ha dado el respaldo a la iniciativa que, en su opinión, su continuidad o no “dependerá de los resultados”. En el supuesto contrario, están abiertos a plantearse “otro tipo de solución”.

Navarro  ha manifestado que la franja propuesta permitirá al sector hostelero “anticipar las cenas” y que deja una “franja adecuada para atender la clientela de la tarde-noche con tiempo suficiente para recogerse a sus casas”. A su juicio, “las seis de la mañana es una hora lógica, por el inicio de la jornada laboral”.

Así, ha defendido que esta reducción de movilidad es “más lógica” desde un punto de vista empresarial, y ha insistido en que “tener datos mejores que otras comunidades autónomas no nos debe situar en la comodidad”. “Esta es una situación progresiva, y hay que evitar volver a una como la del inicio de marzo, que fue mortal para la economía”, ha agregado.

La medida no afectará a los trabajadores con turnos de noche. De hecho, Navarro ha resaltado que el toque de queda se centra en el ocio nocturno no reglado, “que es donde están surgiendo los brotes”.

Con esta medida, según Puig, se pretende reducir a “máximo el riesgo de contagio” en los principales focos de brotes que son las fiestas nocturnas que se producción por la madrugada, y se prevé adoptar en las “próximas 48 horas”, aunque su efectividad dependerá del visto bueno del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana. Según ha explicado la consellera, Ana Barceló, la Comunitat es la segunda con menor incidencia de la pandemia, a pesar de que desde el 9 d’octubre ha habido un considerable rebrote. En opinión, del jefe del Consell, “se trata de ir por delante de la pandemia”, algo que hasta el momento no se ha conseguido, “ya que siempre hemos ido por detrás”.

Además, si la idea es efectiva, se pretende prolongar la reducción de movilidad nocturna hasta el 9 de diciembre para llegar a Navidad con unas cifras de contagios por coronavirus bajas que permitan compatibilizar una mayor movilidad de los ciudadanos para las fiestas.

De igual manera, el líder de UGT PV, Ismael Sáez, ha apuntado que los agentes sociales ha asegurado que tienen coincidencia “plena” con la medida, con la que están de acuerdo y que les gustaría que fuera de carácter estatal, mientras que, por parte de CCOO, su secretario general, Arturo León, ha dicho que aunque la Comunitat Valenciana es una de las autonomías que presenta mejor situación epidemiológica “no conviene esperar a tener unos datos malos que obliguen a adoptar unas decisiones más drásticas”.

Por su parte, el líder de CCOO, Arturo  León ha manifestado que la intención de la Generalitat es “llevar a cabo un planteamiento general en el ámbito de España” para esta medidas y que “en todo caso, si no fuera posible, tiene la alternativa de intentar impulsarla en el ámbito de la Comunitat Valenciana”.

Respaldo parlamentario

La medida de reducir la movilidad también cuenta con el respaldo político, incluido de los grupos del PP-CV y Ciudadanos. En el caso popular, Isabel Bonig, lo ha o a tener más información y a que el presidente se comprometa a potenciar la sanidad, en concreto, la atención primaria y evitar el colapso.

Bonig, ha recordado que había pedido esta reunión urgente con el presidente, para tratar la situación actual y las soluciones y propuestas del Consell ante el agravamiento de la pandemia y el anuncio de que el Consell estudia pedir el toque de queda. “Nos parece bien que haya medidas” ha indicado si bien ha dicho no enteder el cambio de opinión del Consell ya que hace una semana en sede parlamentaria se aseguró que la Comunitat. “No entendíamos el cambio”, ha indicado. En este sentido, preguntada por su posición, ha evitado dar un apoyo incondicional, pero ha precisado que el PP no se opondrá siempre y cuando haya información “veraz” y les proporcionen datos “científicos” de cómo está la situación. Bonig ha indicado que prefiere una decisión de ámbito nacional y ha lamentado que el Gobierno no haya hecho los deberes y no haya ejecutado una reforma de la normativa para dar instrumentos jurídicos para las comunidades puedan acutar de forma conjunta para evitar incertidumbre.

Por su parte, el síndic de Ciudadanos (Cs) en Les CortsToni Cantó, ha pedido que el toque de queda que va a proponer la Generalitat en el Consejo Interterritorial de Sanidad sea “uniforme” en toda España y que se aplique por una decisión “técnica y no política”. Además, ha solicitado medidas para apoyar a sectores como el ocio nocturno y de carácter sanitario.

Tras su reunión con Puig, Cantó ha trasladado un mensaje de “preocupación y responsabilidad” ante unas cifras de contagios que “comienzan a ser preocupantes”. También ha pedido un “paraguas legal que garantice que no se va a sufrir una marcha atrás en la medida” que genere “descontrol y desconfianza en los ciudadanos, que ya no saben a qué atenerse”.

El síndic ha insistido en pedir “criterios uniformes en toda España” y ha criticado la “falta de datos”, como el hecho de que no se ofrezcan las cifras de contagios durante el fin de semana. “Ya es hora de una vez por todas que el Gobierno central y autonómico hagan sus deberes”.

Cantó ha reprochado a Puig que la valenciana es “una de las comunidades autónomas que menos PCR hace, la mitad de la media nacional”. Además, ha pedido “medidas para contratar profesionales sanitarios” en la línea de sus propuestas para apoyar los presupuestos de 2021, y también, de personal sanitario que pueda apoyar a las residencias de mayores, un sector que “puede volver a verse presionado”.

Además, ha alertado de que estas medidas van a “hacer sufrir” de nuevo a la economía y la hostelería, y ha lamentado que el ocio nocturno se haya convertido en “un sector completamente en quiebra”.  A su juicio, “no es elegir entre salud y economía, es garantizar la salud y la economía. Los valencianos lo están pasando muy mal en una situación como la actual”, ha afirmado, y ha pedido “garantizar la campaña de Navidad”. “Si nos quedamos sin Navidad, el golpe será tremendo”, ha agregado.