Mompó: “La sede operativa de la fusión entre Bankia y Caixabank debe situarse en Valencia”

· Ha exigido al Consell de Ximo Puig que luche por esta posibilidad que mejoraría el dinamismo económico y la creación de puestos de trabajo
· Entiende que como sociedad no podemos aspirar a tener una economía saneada si no contamos con un sistema financiero solvente

Valencia, 5 de noviembre de 2020

El presidente provincial del PP de Valencia, Vicente Mompó, ha defendido hoy que «la sede operativa de la fusión entre Bankia y Caixabank debe situarse en Valencia». El líder popular se ha pronunciado en estos términos durante la jornada económica organizada hoy por la Asociació de Juristes Valencians en la Bolsa de Valencia bajo el título «Retos de la Economía Valenciana 2021: Financiación Autonómica, Derecho Civil Valenciano y Sector Financiero».

Mompó ha formado parte de una de las mesas de debate –moderada por Vicente Climent– donde ha analizado la reestructuración del sector financiero español y su compromiso con la economía valenciana, junto al director del Instituto Valenciano de Finanzas, Manuel Illueca; la directora de Economía 3, Ana Serna y el profesor de Derecho Administrativo de la Universitat de València, Juan Antonio Ureña.

«Es un orgullo para la Comunitat y para la ciudad de Valencia que haya sido elegida para ubicar la sede social de la entidad resultante, que va a ser el principal banco español», ha indicado, al tiempo que ha destacado que ello permitirá que «tengamos una mayor cohesión territorial con Madrid y Barcelona e incorporarnos como punto de referencia en el ámbito financiero español».
Vicente Mompó ha incidido en la «necesidad de luchar por tener en Valencia también la sede operativa de la nueva entidad lo que generaría, sin duda, un mayor dinamismo económico y una mayor creación de puestos de trabajo».

Ha recordado que en los últimos años se han reducido en España de 53 entidades financieras significativas a tan solo 11, lo que ha supuesto que «la representatividad de las entidades resultantes sea mucho mayor pero también que cuatro de cada cinco hayan desaparecido por fusión o absorción, con los consiguientes efectos sobre la pérdida de empleo y la dispersión territorial de los servicios bancarios».

Pérdida de empleo

No en vano, el presidente provincial del PP de Valencia ha señalado que en cuanto al empleo «el sector financiero es el tercero que más puestos de trabajo ha perdido en los últimos años, tras la construcción y el sector manufacturero».

Ahora, la fusión entre Bankia y Caixabank puede provocar la supresión de más empleos porque «estas operaciones siempre llevan aparejadas una optimización de costes». Por ello, Mompó ha instado al Consell que preside Ximo Puig a que «además de sacar pecho por albergar en la ciudad de Valencia la sede social del principal banco español, luche también por tener la sede operativa que permita reducir el coste económico y de puestos de trabajo que puede tener este proceso en la sociedad y en la economía valenciana».

Para el dirigente popular «es evidente que el sistema bancario ha mejorado notablemente en los últimos años y puede ofrecer hoy a los clientes una carta de productos y servicios muy competitivos». Sin embargo, esa mejora de prestaciones «no se ha visto acompañada por la coyuntura económica que ha lastrado sus cuentas de resultados».

«Un sistema financiero apto y solvente, pero poco rentable, no puede garantizar la sostenibilidad que sería deseable como elemento transversal de la economía», ha advertido Mompó, quien considera que «como sociedad no podemos aspirar a tener una economía saneada y con un crecimiento sólido, si no contamos con un sector financiero solvente».

La despoblación

Por otro lado, ha puesto sobre la mesa el «grave problema de la despoblación que sufren muchos municipios valencianos del interior y sobre lo que el sector financiero tiene mucho que decir». Así, durante la reestructuración bancaria «son muchos los pueblos que se han quedado sin oficinas de entidades financieras, incluso sin cajeros, y obliga a sus vecinos a desplazarse a otros municipios».

«En estas poblaciones se registra un alto índice de envejecimiento lo que reduce su potencial de actividad y los condena a su desaparición en el medio plazo», ha afirmado. También hay muchos vecinos con «serios problemas de movilidad y una imposibilidad, por falta de formación, de acceder a los servicios de banca digital».

Vicente Mompó ha pedido por ello que el sector financiero no reduzca el número de oficinas sino que «las aumente en el ámbito rural para ayudar a fijar la población en esos municipios necesitados y complementarlo con la actuación de la Generalitat en materia de mejora del transporte y de la Diputación para que la banda ancha llegue a todos los municipios, tal y como reclamamos desde hace años».

El presidente provincial ha destacado que «los poderes públicos deben vertebrar el territorio y dotar de servicios a la sociedad por encima de las rentabilidades económicas que éstos puedan suponer. Y el sector financiero debe garantizar su prestación a la ciudadanía, viva donde viva, que permita la supervivencia de las zonas despobladas y su redinamización económica».

Referencia europea

«Es importante que Valencia avance para posicionarse como plaza financiera de referencia en España y, por extensión, en Europa, y también que las entidades financieras aseguren una red de distribución que aporte un mayor valor al cliente y facilite la recuperación económico-demográfica de nuestras comarcas de interior».

Mompó ha abogado por «un territorio vertebrado e igualitario en la prestación de servicios básicos donde no puede haber ciudadanos de primera, segunda y tercera categoría en función del lugar de residencia». Hay que garantizar que la economía juegue «un papel fundamental en nuestra supervivencia urbana y en el ámbito rural para aumentar nuestro PIB y situar a la Comunidad Valenciana, otra vez, en la vanguardia de la economía española y europea».