Mompó exige a Sánchez y a Puig que «atiendan a todos los afectados por las lluvias» y pide que «no dejen otra vez solos a los alcaldes»

  • Ha recorrido hoy Sollana y Sueca y lamenta que el Gobierno y la Generalitat sigan sin ejecutar obras previstas en los planes antirriadas
  • Solicita que las ayudas a los damnificados lleguen con celeridad y no pase como con las prometidas en enero por el anterior temporal y que aún no han llegado

Valencia, 7 de noviembre de 2020

El presidente provincial del PP de Valencia, Vicente Mompó, ha seguido hoy el recorrido por algunas de las localidades más afectadas por las fuertes lluvias del pasado jueves después de visitar ayer Alzira y Benimodo. Así, ha podido comprobar de primera mano los daños que el temporal ha causado en Sollana donde zonas del barranco, algunas viviendas y numerosos campos de arrozales se han visto muy perjudicados.

Mompó ha exigido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que «atiendan a todos los afectados por las fuertes lluvias», al tiempo que ha pedido que «no dejen otra vez solos a los alcaldes».

El líder provincial ha estado acompañado en su recorrido por el alcalde de la localidad, Vicent Codoñer; así como por el secretario ejecutivo de Política Autonómica y portavoz de Medio Ambiente del PP en el Congreso, César Sánchez; y por el senador por Valencia, Fernando de Rosa.

Ha lamentado que «los continuos avisos que hemos lanzado desde hace más de dos meses desde el Partido Popular para que se limpiaran adecuadamente los barrancos no han sido atendidos y hoy tenemos las consecuencias de esa imprevisión».

A continuación, Mompó se ha desplazado con Sánchez y De Rosa a la vecina localidad de Sueca donde han sido acompañados por el portavoz del PP y concejal de Agricultura, José Luis Ribera.

También en esta población se han visto seriamente dañadas las infraestructuras agrícolas, mobiliario urbano, la zona de la playa y hasta el campo de fútbol después del episodio de lluvias que acumuló hasta 472 litros en apenas 24 horas.

Vicente Mompó ha lamentado «los daños que se han registrado en negocios, viviendas de particulares, infraestructuras viarias y agrícolas ante la fuerza del agua».

Ha reconocido que «es difícil gestionar una situación como ésta en la que caen muchos litros en poco tiempo» pero también ha lamentado que «sabemos que en esta época del año los episodios de fuertes lluvias son frecuentes y teníamos que estar mejor preparados para afrontarlos».

Por ello, ha insistido en que «no se puede dejar sin limpiar zonas de barrancos que después provoca el arrastre de cañas y materiales que taponan los ojos de los puentes y provocan desbordamientos, como también sucede en los cauces de los ríos».

Peticiones de los alcaldes sin respuesta

«Los alcaldes llevan mucho tiempo reclamando esas actuaciones de limpieza y la ejecución de infraestructuras sin haber tenido eco de las Administraciones central y autonómica», ha indicado.

«La limpieza de esas zonas donde se tiene que evacuar el agua durante un episodio de fuertes lluvias como el que acabamos de sufrir debe ser exhaustiva», ha explicado Mompó, quien ha responsabilizado al Ejecutivo de Sánchez, a través de la Confederación Hidrográfica del Júcar, de ese mal estado de barrancos y cauces.

Tampoco ha querido olvidarse de «los centenares de millones de euros que la Generalitat que encabeza Ximo Puig tiene sin ejecutar de los planes antirriadas en municipios de riesgo, nuevas conducciones y arreglo de cauces que se unen a las presas de laminación que el Estado tiene previstas y no acomete».

Mompó ha reiterado, como ya dijo ayer en Alzira, que «siempre que se producen episodios de lluvias torrenciales el Consell de Ximo Puig y el Gobierno de Pedro Sánchez centrifugan las responsabilidades hacia los entes locales».

Para el presidente provincial es importante que «cada administración asuma sus atribuciones y que no sea siempre el alcalde o alcaldesa quien tenga que asumir competencias impropias».

Por último, ha exigido que las ayudas a los ciudadanos afectados por las lluvias «lleguen con celeridad porque las que tenían que haber sido abonadas para arreglar desperfectos del temporal del pasado mes de enero aún no han llegado a muchos municipios y eso, diez meses después, revela una situación intolerable de dejación de funciones y abandono de nuestros vecinos».