Los fondos europeos para el ferrocarril, llegarán como la lluvia después de la sequía, por Vicente Almenar

Valencia, 31 de octubre de 2020

Los nuevos Presupuestos Generales del Estado, aumentan las partidas presupuestarias para la inversión en la red ferroviaria para el 2021, declarado como el año europeo del ferrocarril.

Claro está que la disconformidad española, provoca que nunca llueva a gusto de todos; pero no es menos cierto que a pesar de tener un ministro valenciano al frente del Ministerio de Transportes, las inversiones hacia la Comunidad Valenciana no son las deseadas año tras año. Así lo demuestran los 432 millones destinados por el Gobierno de España; que contemplan una partida de 367 millones para actuaciones en el corredor mediterráneo y 65 millones para la red de Cercanías.

Es vergonzoso que la inversión hacia una red de comunicación vital para la conexión de los núcleos urbanos periféricos con sus capitales de provincia y la interconexión de éstas reciban tan poca inversión. Más si cabe, con la experiencia que la pandemia por el CoVid19 ha provocado con la cancelación de servicios de trenes por parte de Renfe. La desafección de los usuarios hacia el uso del transporte ferroviario que sobrevive por la imperiosa necesidad del usuario a adaptarse a la ridícula oferta de trenes, por la imposibilidad de usar otro medio de transporte.

Las aglomeraciones de usuarios en los trenes en horas punta para ir a la universidad o el trabajo, son sin dudarlo el motivo por el que Renfe debe trabajar para recuperar y aumentar si cabe la cantidad de usuarios por un medio de transporte en clara decadencia por su mala gestión; que es sufragada a través de impuestos.

Las partidas de fondos europeos que se esperan para el ya cercano 2021, obviamente serán destinadas al empuje de finalización de un corredor mediterráneo demandado por los usuarios y las empresas, en mayor medida. Corredor mediterráneo que sufre un retraso importante y que influye en el retraso para una activación económica para las empresas que necesitan una red ferroviaria de calidad para la conexión entre todos los puertos del arco mediterráneo.

Pero como el cuento de la lechera, no debemos soñar hacia dónde irán las partidas presupuestarias con los fondos europeos de ayuda al ferrocarril. Porque en las décadas pasadas todas las inyecciones de fondos europeos para la mejora de la red ferroviaria convencional y las mejoras de conexiones trasfronterizas, nunca fueron su destino tras pasar por los diferentes Gobiernos. La decisión común de todos ellos fue destinarla a crear la mejor y más larga red ferroviaria de Alta Velocidad.

Hasta que no veamos aumentar el número de unidades de cercanías, hasta que no veamos circular nuevas unidades, hasta que no veamos aumentar las plantillas de maquinistas,… no se recuperará la confianza de usuarios hacia la red de Cercanía y Media Distancia.

El Corredor Mediterráno, es un velo para otras necesidades ferroviarias en la Comunidad Valenciana, como: Fuente La Higuera, la Encina-Almansa, el tren de la Costa,…