La CEV lamenta que el paro en la Comunitat se sitúe en el 17,26% durante el tercer trimestre, 1,0 punto por encima de la media nacional

Valencia, 27 de octubre de 2020

La CEV realiza una valoración negativa de los datos de la EPA correspondientes al tercer trimestre de 2020.

Negativa, porque al margen de la problemática metodológica y estadística que limita el análisis y la comparación bajo estándares y criterios de normalidad, los datos debidamente contextualizados muestran una intensa caída en la ocupación y un importante aumento del paro, como consecuencia de la onda expansiva que la pandemia sanitaria sigue provocando sobre nuestra economía. Según los datos de la última EPA, en un trimestre tradicionalmente muy favorable para la actividad y el empleo, el número de ocupados en tasa anual desciende en la Comunitat un 3,59 % y el número de parados aumenta un 24,43 %. Ambas cifras son superiores a la media nacional. La tasa de paro sube 0,52 puntos, y se sitúa en el 17,26 %; 1,0 puntos por encima de la media nacional.

Sin embargo, la valoración es todavía más negativa, debido a los siguientes motivos. En primer lugar, porque dado que las personas acogidas a los ERTEs siguen computando estadísticamente como “ocupados”, la cifra de “ocupados” de la EPA no refleja el desplome real de la actividad en los sectores productivos. Los datos correspondientes a septiembre cifran el número de personas afectadas en la Comunitat por ERTEs en 58.470. Si estas personas no computaran como ocupadas, la tasa de paro de la Comunitat se elevaría hasta el 19,64 %.

Y, en segundo lugar, porque los datos confirman que los efectos de la crisis provocada por el Covid-19 sobre los territorios y sectores son asimétricos y están afectando a la Comunitat Valenciana de forma más severa que a la media nacional. La Comunitat es la séptima comunidad autónoma con mayor descenso porcentual en el número de ocupados y la sexta con mayor aumento porcentual de parados.

Teniendo en cuenta las circunstancias de índole metodológico y estadístico, los datos muestran que en tasa anual la ocupación baja en las tres provincias y en todos los sectores a nivel agregado. No obstante, en la provincia de Valencia destacan los aumentos de ocupación en los sectores agrícola, industrial y constructor. Sin embargo, el dinamismo mostrado en estos sectores no ha podido compensar la pérdida de empleo neto en el sector servicios de la provincia de Valencia. En términos absolutos, el desplome de la ocupación se centra en el sector industrial y en el macrosector servicios. En Alicante es especialmente preocupante la caída de empleo en el sector industrial.

En línea con lo anterior, y en coherencia con la situación adversa, el paro crece en tasa anual en las tres provincias y en los sectores de servicios y construcción. En el sector agrícola, las bajadas del paro en las provincias de Alicante y Castellón superan el aumento del paro de la provincia de Valencia. En el sector industrial, el aumento del paro en la provincia de Alicante ha sido compensado por la reducción del paro en la provincia de Valencia. En términos absolutos, la subida del paro se centra en el sector servicios y en las provincias de Valencia y Alicante.

A la vista de estos datos, y conscientes de la realidad y de las perspectivas de futuro, desde la CEV se insiste en que la severidad de la situación económica requiere en el corto plazo de medidas de política económica anticíclicas. Al respecto, los proyectos de presupuestos de las distintas administraciones para el ejercicio 2021 deberían desplegar al máximo posible las partidas de ayudas al tejido productivo y, desde luego, evitar cualquier tipo de subida en la presión fiscal para las empresas.