La AVI destina 2,5 millones a impulsar el desarrollo de innovaciones para el tejido productivo en 9 centros punteros de investigación

– El respaldo de la Agència garantiza la continuidad de las unidades de innovación que se han constituido en los dos últimos ejercicios
– Entre los beneficiarios figuran centros distinguidos por el Ministerio de Ciencia e Innovación por su excelencia innovadora

Valencia, 28 de agosto de 2020

La Agència Valenciana de la Innovació (AVI) ha destinado este año 2,5 millones de euros para financiar el funcionamiento de nueve unidades científicas de innovación empresarial (UCIE) en centros de excelencia investigadora de la Comunitat Valenciana, con el objeto de impulsar la investigación aplicada y orientada a nuestro tejido productivo.

Esta aportación de la Agència se materializa a través de la firma de sendos convenios de colaboración con el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y las universidades a los que se adscriben los beneficiarios últimos de estas líneas. Su cuantía oscila, en cada caso, entre los 250.000 y los 375.000 euros, y está vinculada al desarrollo de soluciones tecnológicas e innovaciones en colaboración con al menos dos centros tecnológicos o de investigación distintos.

De este modo, se garantiza la continuidad de los grupos especializados que desde 2018 se han constituido, con el respaldo de la AVI, con el fin de conectar las esferas científica y empresarial, potenciando el desarrollo de soluciones inéditas dirigidas a empresas a partir de las líneas de investigación que ya estaban ejecutando dichos centros.

Dichas unidades funcionan, en la práctica, de forma autónoma dentro de los institutos gracias a los medios materiales y humanos que se financian con los fondos aportados por la Agència. De este modo, los costes asociados a dicha iniciativa no suponen merma alguna en los recursos ordinarios de cada uno de estos organismos.

Una red de centros de vanguardia

En la actualidad, la red de UCIE financiada por la Agència está integrada por un total de nueve centros de investigación, entre los que se encuentran instituciones distinguidas con los sellos de excelencia investigadora Severo Ochoa y María de Maeztu, que otorga el Ministerio de Ciencia e Innovación.

En concreto, se han constituido unidades científicas de innovación empresarial en el Centro de Tecnología Nanofotónica (NTC-UPV), el grupo de investigación de Informática Industrial y Redes de computadores de la Universidad de Alicante (i2RC-UA), el Instituto de Ciencia Molecular (ICMol-UV), el Instituto de Física Corpuscular (IFIC UV-CSIC), el Instituto de Instrumentación para Imagen Molecular (i3M UPV-CSIC), el Instituto de Materiales Avanzados (INAM-UJI), el Instituto de Neurociencias (IN UMH-CSIC), el Instituto de Investigación Sanitaria La Fe (IIS La Fe) y el Instituto de Tecnología Química (ITQ UPV-CSIC).

El Gobierno valenciano ya ha autorizado la rubrica de los convenios correspondientes a 2020 con seis de estos centros (ITQ y i3M, de titularidad mixta UPV- CSIC; el Instituto de Neurociencias, de gestión compartida entre la UMH y el CSIC; el IFIC, donde se repite la misma fórmula con la UV) y dos institutos universitarios, el INAM y el ICMol, adscritos a la UJI y la UV, respectivamente. Está previsto que el Consell valide los tres restantes a principios de septiembre.