José Vicente Tello: “Los valencianos debemos influir en la Unión Europea, porque es donde se redactan los reglamentos”

Valencia, 14 de febrero de 2020.

El abogado José Vicente Tello ha explicado en el programa “El Intercafé” de Radio Intereconomía Valencia que para mejorar la agónica situación del campo “los valencianos debemos influir en el epicentro donde se redactan los reglamentos que tienen repercusiones directas para los agricultores como es el caso de la Unión Europea”.

Por ello, el abogado valenciano considera que una de las claves para potenciar esta influencia pasa inevitablemente por aumentar la representación valenciana del lobby, grupo organizado que ejerce presión sobre las instituciones, en Bruselas.

El lugar donde se aprueban o rechazan las políticas agrarias comunitarias, y en el que se pueden presentar propuestas como “la creación de una empresa mixta entre la Generalitat y los agricultores” o como alternativa “la implantación de una tasa para el suministro de ese lobby valenciano en la UE”.

Asimismo, José Vicente Tello denuncia que “somos los maltratados, porque no se puede tratar igual lo que es desigual”, en alusión a los requisitos que tienen que pasar ciertos productos respecto a otros, porque en su opinión “esto produce una variabilidad del precio del producto que es ajeno, totalmente, al productor”.

Por este motivo, el abogado y analista de Radio Intereconomía Valencia destaca que “el gobierno no quiere movilizaciones, porque solo pretende alcanzar la paz social, pero los valencianos queremos alcanzar ese clima de consenso, precisamente, a través de estas movilizaciones”, en alusión a la protesta de este viernes en Valencia, que en su opinión “debe ser el inicio de algo continuo y progresivo”.

Además, José Vicente Tello también destaca la situación errónea de algunos modelos comerciales agrarios “como las cooperativas, ya que son pocas las que están funcionando correctamente, porque no saben aplicar los criterios de comercialización basados en los niveles de la producción. Y esto se debe – prosigue el abogado valenciano – a la falta de coordinación en las ventas, ya que es el propio agricultor es el que está cayendo en el déficit de preocuparse por la productividad cuando no debería ser de esa forma”.