Fernando Martínez (adm concursal, moltofer@hotmail.com): “Hay empresas zombi porque no pueden generar ingresos y se está alargando su liquidación”

Valencia, 11 de noviembre de 2020- Xavi Cuenca

El economista y socio consultor de Scentia Alliance, Fernando Martínez, ha señalado en Intereconomía Valencia que las distintas instituciones gubernamentales han intentado ayudar a los empresarios pero sus medidas no han sido fructíferas y lo único que han conseguido es “prolongar el sufrimiento de las empresas”.

“Desde el 14 de marzo este gobierno está posicionándose para ver de qué forma ayudan a los empresarios pero no hay capacidad económica para generar ingresos y estaremos hablando de empresas zombi ya que están alargando su muerte con moratorias y patadas hacia delante para postergar el momento de liquidación”, declara Martínez.

Por el contrario, el socio consultor de Scentia Alliance afirma que sí que hay sectores rentables como el sector logístico y de alimentación, pero se les está exigiendo un sobreesfuerzo para intentar mantener a aquellos que no son rentables. “Desde nuestra consultora intentamos hacer planes de viabilidad y si son capaces de salir del atolladero les invitamos a que cojan financiación siempre adaptada a sus capacidades”, explica el economista.

De esta manera, Fernando Martínez reitera: “Aquel que no acometa un plan de contingencia, están avalando con el patrimonio personal su negocio y se avecinan muchos endeudamientos de personas físicas. La mente a cortoplacista hace que las pymes no se den cuenta de las posibles pérdidas futuras, hay gente que pensaba que podía exonerar deuda pública pero ha visto que no puede y eso es una gran mochila”.

“La previsión es que se hagan 200.000 concursos a nivel nacional, lo que supondría un incremento del 140% con respecto al año pasado pero se están haciendo más a nivel de persona física”, manifiesta el economista acerca de la complicada situación por la que están pasando las empresas españolas.

“Es irracional -añade Martínez- que esté aguantando hasta diciembre en cuanto las empresas ya son insolventes y se está erosionando la riqueza de los acreedores porque se les obliga hasta el final. Existen mecanismos para salvar la casa y hay un paraguas de contención para las deudas pero la banca ni está ni se le espera”.