El PP pide que Valencia sea corredor aéreo seguro frente al COVID 19 para evitar la cuarentena de los británicos

  • La portavoz del PP, María José Catalá, reclama al alcalde Ribó que inste al Gobierno a incluir nuestro aeropuerto para poder recibir turistas británicos
  • A la provincia de Valencia viajaron el año 2019 pasado 291.838 viajeros desde Reino Unido, un 5,6% que en el año 2018

Valencia, 27 de julio de 2020

La portavoz del PP, María José Catalá, ha pedido al alcalde Ribó que reclame al Gobierno de España que el aeropuerto de Valencia y la ciudad sea incluido como corredor aéreo seguro frente al COVID 19 para evitar la cuarentena decretada por los británicos que vuelvan de España a Reino Unido. 

Para Catalá, la cuarentena decretada por Reino Unido “es ya un daño irreparable para el turismo de la ciudad y toda la provincia, y es necesario que tanto los gobiernos locales y autonómicos reclamen actuaciones al Gobierno de España. Esta decisión de Reino Unido afectará tanto al turismo británico como el llegado de otros puntos de la Unión Europea”.

A la provincia de Valencia viajaron el año 2019 pasado 291.838 viajeros desde Reino Unido, un 5,6% que en el año 2018, “por lo que era un turismo en alza y que estaba llegando a Valencia”, explicó Catalá.

Por todo ello, desde el PP se ha pedido “una reacción rápida y urgente del Ayuntamiento de Valencia y de la Generalitat Valenciana  para que se nos incluya junto a los aeropuertos de Mallorca y Canarias como si ha hecho el Gobierno de España de que sean corredores seguros con Gran Bretaña”.

El turismo en España podría cerrar el verano con pérdidas de más de 40.000 millones sobre todo por el previsible descenso de las llegadas internacionales, aunque también el turismo nacional se resentirá por el temor a contagios del coronavirus y por el efecto de la crisis económica. Esto hace necesario de nuestro Gobierno ya que tanto nuestra ciudad y la Comunitat Valenciana buena parte de su PIB viene del turismo.

El sector hotelero calcula que la ocupación este verano se situará en torno al 30%. Esta es la referencia de cómo se puede mover el verano, dado que este tipo de establecimientos son la opción elegida por la mayoría (alrededor del 65 %) de los extranjeros que vienen a España de vacaciones.

La campaña de verano representa, con carácter general, en torno al 60-70% de la facturación anual del sector. En la hipótesis, muy optimista, de que este año se venda algo menos de la mitad que el pasado, la factura podría situarse en torno a los 40.000 millones de euros si a los ingresos dejados de percibir de los extranjeros se suman los menores gastos de los nacionales

Si a las pérdidas calculadas para el verano se suman los más de 30.000 millones que ha dejado de ingresar el sector hasta mayo por la prohibición de entrada de turistas extranjeros y de movimientos de los nacionales, la factura se dispara por encima de los 70.000 millones de euros.