El PP manifiesta que Ribó renuncia a 7.000 euros del contrato para hacer PCRs a pesar de la denuncia de los sindicatos policiales de falta de pruebas

  • Los sindicatos de la Policía Local de Valencia denuncian la falta de controles de PCR para prevenir los contagios en la plantilla y entre los ciudadanos
  • El PP reclama mayores controles de los funcionarios municipales que están en contacto con los ciudadanos

Valencia, 4 de noviembre de 2020

El Gobierno de Ribó y PSOE ha renunciado a 7.347 euros del contrato para realizar PCRs con un laboratorio de la ciudad, ya que sólo ha utilizado 1.953 euros de los más de 9.300 del contrato. En una resolución municipal el Servicio de Salud Laboral y Prevención de Riesgos Laborales se propone anular parte de la reserva de crédito del mencionado contrato de 9.300 euros y que se destina a otras necesidades de la Corporación.

Mientras el Gobierno de Ribó renuncia a realizar test, los sindicatos de la Policía Local de Valencia siguen exigiendo la realización de pruebas entre los agentes para la prevención y especialmente alguno de los sindicatos piden las pruebas serológicas a los agentes.

La portavoz del Grupo Municipal Popular, María José Catalá, ha denunciado que el Gobierno de Ribó y PSOE siguen sin hacer los deberes en esta crisis sanitaria del COVID 19 “no entendemos que mientras se contagian trabajadores municipales por el COVID 19 desde el Gobierno municipal no se actúe y se renuncie a realizar pruebas de PCR entre el personal, especialmente aquel que está en contacto con los vecinos de la ciudad. No hace PCR y devuelve el dinero porque no los hace, es una falta de responsabilidad manifiesta de este Gobierno”.

El PP ha llevado diferentes mociones al pleno, rechazadas sistemáticamente por el Gobierno de Ribó y PSOE, para reclamar tanto al Ayuntamiento como a la Generalitat la realización de test PCR tanto entre los trabajadores municipales así como en los barrios donde se detecte mayor presencia del COVID 19 como una de las medidas para frenar la pandemia.

 Al mismo tiempo desde el PP se vuelve a insistir en el reparto de mascarillas “entre las familias con menores recursos económicos, ya que para muchas familias el coste de las mascarillas puede suponer un gasto de hasta 120 euros al mes”, añadió Catalá.