El Gobierno de Ribó y el PSPV sólo invierte 1 de cada 10 euros presupuestados en reformar edificios históricos de la ciudad

  • Desde el Partido Popular pedimos un impulso definitivo a las obras pendientes  para poner en valor nuestro patrimonio y que Valencia luzca sus joyas arquitectónicas en buenas condiciones.
  • Julia Climent destaca que “desde que gobiernan Ribó y el PSPV el patrimonio histórico de la ciudad languidece por la falta de inversiones para restaurarlo y que pueda albergar un aprovechamiento ciudadano que haga posible su uso y disfrute por todos los valencianos”.
  • Lamenta que “en los más de cinco años de gobiernos de Compromis y el PSPV no se haya producido ninguna actuación relevante de restauración de edificios históricos más allá de dar comienzo a proyectos que dejó preparados el Partido Popular cuando gobernaba, como son los casos de la Harinera de la calle Juan Verdeguer y la Aceitera del parque de Marxalenes”

Valencia, 5 de septiembre de 2020

La concejal del Grupo Popular, Julia Climent, ha denunciado hoy “la falta de eficacia en la gestión para poner en valor el patrimonio histórico de nuestra ciudad”.  

Según ha desvelado, “en el presupuesto del Ayuntamiento del 2020 para las reformas de edificios que forman parte del patrimonio histórico de la ciudad había consignados 3,6 millones de euros, de los cuales sólo se han ejecutado a fecha de 30 de junio el 13,2% (479.623). Es decir, que se ha gastado poco más de 1 de cada 10 euros de lo previsto”.

La concejal del Grupo Popular, Julia Climent, ha denunciado la lentitud del equipo de gobierno municipal para agilizar inversiones destinadas a la puesta en valor del patrimonio. En sentido,  de reclamado la consistorio mayor diligencia y efectividad, “porque de ello depende  que muchos de nuestras riquezas patrimoniales arquitectónicas  no sigan deteriorándose”

Un ejemplo claro de la falta de interés del gobierno municipal por recuperar el patrimonio cultural de Valencia es lo sucedido  con los bancos de cerámica y las antiguas casetas modernistas, que forman parte de la valla de hierro fundido de los Jardines del Real, Bien de Relevancia Local, cuya licitación fue en enero por importe de 91.853€ pero no se adjudicó hasta marzo por 76.624€, estando paralizado el inicio de las obras hasta finales de agosto”

“Reclamamos al gobierno municipal un mayor compromiso con la conservación del patrimonio arquitectónico que atesora nuestra ciudad. Tenemos que poner en valor nuestro patrimonio”, ha reclamado la concejal popular.

Climent  ha lamentado que en los más de cinco años de gobiernos de Ribó y el PSPV no se haya producido ninguna actuación relevante de restauración de edificios históricos más allá de dar comienzo a proyectos que dejó preparados el Partido Popular cuando gobernaba, como son los casos de la Harinera de la calle Juan Verdeguer y la Aceitera del parque de Marxalenes”.

Por el contrario, ha recordado que los gobiernos del PP se recuperaron: el Palacio de la Exposición -que incluye una biblioteca y un área para recepciones y celebraciones-; la ampliación del Palacio del Marqués de Campo -Museo de la Ciudad-, el Palacio de Cervelló -nueva sede del Archivo Municipal-, el Chalet de Panach -rehabilitado como biblioteca municipal-, la Casa-Museo Benlliure, la Casa-Museo Concha Piquer, la Sala Hipóstila -el nuevo Museu d Historia de València-, el Museo de la Semana Santa Marinera, el Molino de Raga – Museo del Arroz-, la Casa de la Reina -convertida en biblioteca municipal-, el Mercado de Abastos y el antiguo Matadero -rehabilitados como equipamientos deportivo-culturales- y el antiguo Cine Musical -transformado en el primer Teatro municipal de Valencia-, premiado asimismo por el Colegio Oficial de Arquitectos; la Plaza y Galería del Tossal –convertida en sala de exposiciones donde puede contemplarse la antigua muralla cristiana– . Se restauraon las Torres de Serranos, y el Mercado de Colón, joya modernista de Valencia, y hoy plaza pública cubierta y centro comercial.

En el Centro Histórico se rehabilitó el Mercado de Mosen Sorell, la peatonalización y acondicionamiento de la Plaza del Patriarca, la Plaza Redonda. Se recuperaron también los bellos edificios de la Exposición Regional de 1908: además del mencionado Palacio de la Exposición, el Balneario de la Alameda en la Casa de la Lactancia, la antigua fábrica de lanas La Lanera, y la antigua Fábrica de Tabacos, que se destinó a dependencias municipales.

También se restauró la Alquería Chover –hoy Centro de Día-, la Alquería de Barrinto -hoy Biblioteca pública municipal-, la Alquería del Foraster -local de mantenimiento-, la Alquería de les Casotes –hoy sede de la Alcaldía de Pinedo-, la Alquería de Beniferri –Biblioteca municipal-, la Alquería de Albors – centro de la Universidad Popular-, la Alquería de Félix -Aula de la Naturaleza-; el Molí del Tell -Centro de Recepción del Parque de La Rambleta-; la Alquería de la Purísima -Centro de Día para Personas Mayores-, la Alquería Ricós -Centro de empleo- y el Molí del Sol, en el Parque de Cabecera, que albergará un retén de la Policía Local y un espacio expositivo de los paisajes del Turia.