El coronavirus nos costará a los valencianos 700 millones de euros

Valencia, 11 de marzo de 2020.

Cuesta hacerse una idea en la cabeza de la cifra: 700 millones de euros. Es el impacto económico que el aplazamiento de las Fallas y la Magdalena de Castellón, así como las medidas adoptadas por el coronavirus van a tener en la economía valenciana. La cifra, dada a conocer este miércoles por la mañana por el propio president de la Generalitat, hace esta estimación económica aproximada.

Puig espera una actuación “coordinada”, también desde los estamentos europeos, para “aligerar los planteamientos de estabilidad”. EL jefe del Consell también espera la ayuda del Banco Europeo de Inversiones (BEI) “para hacer frente a la desaceleración y la recesión”.

Porque el impacto turístico de esta decisión va a ser devastador, a pesar de lo que declaraba la patronal hace unos días. El escenario ha cambiado, la incertidumbre es máxima en estos momentos y se suceden las reuniones al más alto nivel para intentar coordinar a todos los agentes implicados.

“Se está trabajando en medidas paliativas”, insiste Puig, quien considera, eso sí, que debe haber una “acción europea mucho más potente porque si no, esta crisis va a ser muy, muy grave”. “Debemos actuar en máxima coordinación y con un impulso europeo que permita aligerar los planteamientos de estabilidad y con el dinero del BEI para hacer frente a la desaceleración y la recesión”, concluye.

Y la decisión se tomó, de hecho, a última hora del martes: “Hasta el último momento pensábamos que se podían conciliar las celebraciones y la prevención de la salud pública”.

La decisión se toma, insistía Puig, hasta que la situación de emergencia sanitaria provocada por el coronavirus permita su celebración, siguiendo las instrucciones dadas por el Ministerio de Sanidad y con la premisa de la “prioridad absoluta” de proteger la salud de la ciudadanía y de minimizar riesgos de contagio, aseguraba Puig en un comunicado leído en el Palau de la Generalitat tras la reunión de urgencia y al más alto nivel celebrada por la noche.

Puig pide “comprensión de toda la ciudadanía valenciana” y recalca la coordinación que se está manteniendo en todo momento con el Gobierno de España. Esta decisión se ha tomado, ha explicado Puig, tras la recomendación de Sanidad: “Los responsables del Ministerio (de Sanidad) han dado una instrucción clara: la conveniencia de no celebrar los actos festivos de las Fallas y la Magdalena en las fechas previstas”, ha detallado.

Fuente: elperiòdic.com e Intereconomía Valencia