CSIF avisa que el temporal ha puesto de relieve las carencias y falta de medios en la cárcel de Picassent y urge a subsanarlas

  • El sindicato explica que el centro penitenciario estuvo cinco horas sin luz, sin funcionar cámaras y con estancias inundadas

Valencia, 6 de noviembre de 2020

El sindicato CSIF explica que el temporal de lluvia en la provincia de Valencia ha puesto de manifiesto las “graves carencias y la falta de medios” en el centro penitenciario Antonio Asunción, en Picassent. La central sindical urge a la Secretaría de Instituciones Penitenciarias a solventarlos para evitar que la situación se repita, con el riesgo que supone para funcionarios y reclusos.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) señala que durante la jornada de ayer se produjo un apagón por la tarde que se alargó durante cinco horas, y que esta mañana todavía existen zonas donde no hay iluminación. El agua inundó los bajos de dos unidades y anegó dependencias como oficinas y módulos.

El sindicato recalca que durante esas horas críticas dejaron de funcionar las luces de emergencia, las cámaras de seguridad, los teléfonos o los walkies, por lo que “ante cualquier problema resultaba imposible la comunicación entre módulos y con las jefaturas. Esta incomunicación derivó en que ayer en la cárcel se viviera una situación potencialmente muy peligrosa”.

La central sindical recalca que, en esta coyuntura, “los funcionarios de servicio, de día y de noche, con su profesionalidad, evitaron cualquier tipo de incidente a pesar de tener que trabajar en una condiciones lamentables, a oscuras, teniendo que utilizar sus teléfonos móviles para alumbrarse en un centro con las dependencias inundadas”.

CSIF subraya que “llevamos años reivindicando el abandono sistemático de Instituciones Penitenciarias a sus trabajadores. Las instalaciones se han quedado obsoletas, carecemos de medios adecuados, existe una alarmante escasez de personal, se producen continuas filtraciones de agua y goteras cada vez que llueve… Los funcionarios, en días como ayer, se encuentran completamente vendidos”. El sindicato hace hincapié en que “un centro en este estado no puede albergar internos de especial seguimiento, que son los más peligrosos, cuando existen muchas otras penitenciarias con instalaciones más modernas y preparadas para ello”.