CSIF alerta de un brote con 52 positivos en la cárcel de Picassent y exige medidas urgentes para evitar más contagios

El sindicato reclama la suspensión temporal de permisos por el potencial peligro para internos y trabajadores

Valencia, 8 de enero de 2021

El sindicato CSIF denuncia la expansión de un brote de covid-19, con 52 contagios, en el centro penitenciario Antonio Asunción de Picassent. La central sindical señala que este brote se ha iniciado tras el regreso de permiso de un interno. El sindicato insiste en la aplicación de medidas urgentes para evitar contagios, como la suspensión temporal de permisos y conducciones.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) explica que el brote, que se detectó en la tarde de ayer y que a estas horas de la mañana ya se ha ampliado a 52 personas, se extiende entre los módulos 14 y 16. El sindicato señala que esta situación también podría afectar a funcionarios de prisiones encargados de estos módulos. CSIF viene insistiendo en la necesidad de realizar PCR con periodicidad a los trabajadores de centros penitenciarios.

El sindicato lamenta que este brote se haya producido en un contexto en que Instituciones Penitenciarias no ha aplicado medidas preventivas reclamadas por CSIF, como la suspensión temporal de permisos y conducciones debido al potencial peligro de contagio que podía suponer para la salud de internos y trabajadores del centro.

La central sindical también ha solicitado con reiteración, tanto a las direcciones de las prisiones como a Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, la distribución generalizada de equipos de protección individual adecuados para los trabajadores. Esta misma carencia la ha denunciado CSIF ante Inspección de Trabajo, Defensor del Pueblo y Parlamento Europeo.

CSIF trasladó igualmente el pasado 4 de enero a Secretaría General de Instituciones Penitenciarias la elaboración urgente del plan de vacunación para funcionarios de prisiones, de manera que garantice la protección de los trabajadores frente al coronavirus, ya que se trata de un colectivo que sufre un elevado riesgo de transmisión y exposición, y tiene la catalogación de servicio esencial. El sindicato recuerda la especial situación del centro penitenciario de Picassent por el alto número de reclusos ingresados y el riesgo de expansión de contagios.