Catalá propone triplicar la ayuda a autónomos y pymes, revertir el sablazo fiscal de Ribó, “y destinar 60 millones con el objetivo de generar empleo”

  • El PP propone retrasar a finales de año el cobro del IBI a comercios, hosteleros y autónomos “para dar un respiro a un sector vital para la economía y el empleo de la ciudad”.
  • Los populares piden las eliminación de los gastos superfluos, “que se reduzcan a la mitad los altos cargos del Gobierno de Ribó y PSOE, lo que supondría un ahorro de 1,3M€” (Ribó tiene 39 altos cargos que cuestan 2,5 millones de euros)
  • Los populares reclaman una partida mínima de 25,8 millones de euros para destinar ayudas directas a autónomos, pymes, comercios y hosteleros y sector del ocio
  • Exigen al Gobierno del presidente Sánchez que cree el fondo extraordinario de financiación por el Covid para los Ayuntamientos al que se comprometió, “del que a la ciudad de Valencia le correspondería 50,8 M€  por criterio de población”.

Valencia, 10 de noviembre de 2020

El Grupo Popular ha desvelado hoy cuáles son sus propuestas que debería incluir el Gobierno de Ribó y PSOE para votar sí o abstenerse en la votación del presupuesto de 2021. Proponen destinar del presupuesto 60 millones de euros para apoyar al sector económico de la ciudad que sufre la crisis del COVID 19 “y con el único objetivo de mantener y generar empleo”.

La iniciativa del PP supone triplicar la partida de este año del Gobierno de Ribó y PSOE para apoyar pymes, autónomos, hosteleros y comerciantes, ya que la cantidad destinada hasta ahora ha sido insuficientes al dejar fuera de las ayudas al 92% de los solicitantes que cumplían los requisitos.

La primera propuesta de los populares es revertir la subida de impuestos de 2020 y bonificaciones que supondría rebajar en 42,5 millones la presión fiscal. “Más que nunca debemos rebajar la presión fiscal en Valencia. Revertir la subida de impuestos y tasas aprobada por el gobierno municipal porque no tenía ningún sentido este año aplicar un sablazo fiscal generalizado en plena pandemia. Ribó, en plena crisis económica, ha subido impuestos y tasas de manera generalizada, lo que ha supuesto que los vecinos de la ciudad han pagado 30 millones de euros más que en el año 2019”, ha explicado la portavoz del PP. 

Catalá ha anunciado que el PP defenderá en el Pleno de presupuestos que se suspenda el pago de la Tasa de Mesas y Sillas para 2021, lo que supondría un ahorro para los hosteleros de más de  2,5 millones de euros. 

Además, ha explicado la portavoz popular, “también reclamaremos que se aplique una bonificación de hasta el  50% en el IBI para inmuebles destinados a las actividades económicas más castigadas por la pandemia –comercio, ocio, hostelería, deportivo y espectáculos- que hayan tenido pérdidas. Esta medida, ha informado, “supondría un ahorro de entre 5 y 10 M€ para cerca 20.000 contribuyentes”.   También ha destacado que propondrán aplicar bonificaciones en el IBI y en el IAE para aquellas empresas que decidan instalarse en Valencia

Asimismo, los populares reclamarán un pago de impuestos a la carta para los vecinos y que se estudie retrasar el cobro del IBI hasta finales de año a autónomos, comerciantes, hosteleros y pymes para dar una válvula de escape a un sector vital para la ciudad.

Igualmente propondrán destinar un mínimo de 25 millones de euros de ayudas económicas directas a los autónomos, pymes, hosteleros y sector de ocio y comercios, a la vez que revertir el sablazo fiscal del gobierno de Ribó y PSOE que afecto especialmente al sector económico de la ciudad.

Triplicar las ayudas al sector productivo

La propuesta Popular, ha resumido Catalá,  “contempla ahorros que generaría la bajada de impuestos que proponemos para los sectores productivos -32,5 M€-, además  de un mínimo de 25,8 M€ en ayudas directas a comercios, hosteleros y sector del ocio y autónomos, más los 2,5 millones por las suspensión de la tasa de mesas y sillas. Por tanto, destinamos casi 6 millones de euros más a la actividad económica de nuestra ciudad –sumando impacto fiscal + ayudas directas”.

El gobierno del PSPV y Compromís ha destinado, en 2020 con motivo de la pandemia, 17 M€ a ayudas económicas –incluyen la suspensión de la tasa de Mesas y Sillas-  para hacer frente a la situación provocada por la pandemia. Un importe que ha dejado fuera a muchos autónomos y pequeñas empresas… Nosotros triplicaríamos esa cantidad.

Los populares si apuestan por acudir a endeudarse el Ayuntamiento. “Es una situación extraordinaria  y debe ser el Ayuntamiento quien se endeude para poder a ayudar a nuestros autónomos, pymes, hosteleros y sector del ocio y comercios. No es razonable pedir que acudan al ICO ellos para que mantengan el empleo, mientras el Ayuntamiento amortiza deuda”, ha señalado Catalá.

Sin embargo, el PP opta por un endeudamiento más moderado con posibilidad de ampliar si la situación lo precisa a lo largo del año.  “Estamos de acuerdo con acudir a deuda, nosotros propondríamos un endeudamiento de 35 M€ -por debajo de los 50 que propone el gobierno municipal-. Pero estaríamos dispuestos a aceptar el endeudamiento de los 50 M€ siempre que el importe fuese destinado a ayudas a pymes y autónomos”, haapuntado Catalá.

Los populares piden al Gobierno de Ribó y PSOE que “no falseen el capítulo de inversiones. Es decir, que se presupuesten las inversiones que realmente vayamos a ejecutar y que se prioricen las productivas y necesarias. La realidad es que este 2020 tenemos presupuestados 195 Me de inversión y a dos meses de acabar el año sólo se ha ejecutado 53 M€. Cada año al gobierno municipal le sobran más de 100 M€.”

Los populares piden la eliminación de los gastos superfluos, que se reduzcan a la mitad los altos cargos del Gobierno de Ribó y PSOE, tienen 39 altos cargos que cuestan 2,5 millones de euros. Son el doble de los que tenía el último Gobierno del PP, que sólo disponía de 17 y la ciudad estaba mucho mejor.

El PP pide al Gobierno de Ribo y PSOE que exija al Gobierno de Sánchez que llegue la financiación extra que el Estado prometió a los ayuntamientos. En el caso de Valencia, si el fondo fuera de 3.000M€, le corresponderían 50,8 M€ atendiendo al criterio de población. “Pedimos al Estado que responda ante los ayuntamientos creando un Fondo Extraordinario para que las administraciones más próximas a los vecinos puedan hacer frente, como corresponde, a las necesidades ocasionadas por la pandemia”, ha concluido.