Bonig y Catalá defienden “el bilingüismo cordial” y la libertad educativa frente a la Ley Celaá

Valencia, 11 de noviembre de 2020

La presidenta del PPCV, Isabel Bonig, ha defendido “el bilingüismo cordial y la libertad educativa frente a la Ley Celaá” y ha advertido de que “Puig pretende expulsar el castellano de la enseñanza valenciana”.

   Bonig y la presidenta local del PP Valencia María José Catalá han acudido a la sede del PP de Valencia para firmar el manifiesto de la Mesa por la Libertad en defensa de la libertad y pedir la paralización de la ley.

   La presidenta popular ha manifestado que “esta reforma de la Ley supone la derogación de la educación especial y acabar con los centros especiales de educación, una enseñanza vital para unos niños con un déficit que requieren una atención especializada y profesional. También es una ley que ataca a la alta inspección al atacar su independencia y profesionalidad”.

   Isabel Bonig ha advertido que “aquí ya conocemos desde hace cuatro años la hoja de ruta de esta izquierda que quiere separar y dividir. La Comunitat Valenciana ha sido el laboratorio de la izquierda para poner en marcha una reforma de quienes quieren utilizar la educación como elemento de ingeniería social y la lengua como elemento de confrontación”.

   Bonig ha recordado que “Puig ya acumula 42 sentencias en contra de su política lingüística y educativa por la eliminación de la demanda social en la elección de centro escolar y de escoger lengua. Los tribunales se lo pararon para evitar la arbitrariedad de su gobierno. La expulsión del castellano como lengua vehicular se hizo en esta Comunitat y lo paramos en los tribunales gracias al PP que interpuso los recursos para que el castellano y el valenciano coexistieran con total libertad. Además, también logramos parar el decreto sobre usos administrativos del valenciano, el requisito lingüístico o la creación de la oficina lingüística”.

   Isabel Bonig ha indicado que “Puig está engañando y, junto con Compromís, pretende expulsar al castellano de la enseñanza. Pedimos que se respete el derecho de las zonas castellano hablantes a poder expresar su valencianía también en castellano. Que las dos lenguas cooficiales se puedan emplear de manera indistinta”.

   La líder popular ha señalado que “el PP es el partido de la defensa del bilingüismo cordial entre el castellano y el valenciano, de defensa de la educación concertada que también es pública, y la educación pública, de la educación especial, de la defensa de la profesional e independencia de la inspección. Por eso seguiremos batallando y recurriremos la ley ante el Constitucional como ya ha anunciado Pablo Casado y como el PPCV ha hecho aquí con las sentencias que han desmontado las mentiras de Puig”.

   Por último, Bonig ha señalado que “esta ley se tiene que parar. Requiere de consenso, participación y diálogo, cosa que adolece tanto a nivel nacional como a nivel educativo en la Comunitat Valenciana”.

   Por su parte, María José Catalá, ha señalado que la reforma de la ley “restringe la libertad de los padres en la educación de sus hijos y atenta contra pluralidad de nuestro sistema educativo, atacando al modelo de educación concertada – ampliamente respaldada por las familias de nuestro país- y rompiendo la complementariedad de redes recogida en la Constitución”.

   “Ante los ataques a la libertad de los padres para elegir los  centros educativos en los que se formen sus hijos, y ante la voluntad política de acabar con la educación concertada, no podemos permanecer impasibles, y debemos mostrar abiertamente nuestro total respaldo a las AMPAs, a las asociaciones de colegios concertados, a la Mesa de la Educación en Libertad y a la plataforma Más Plurales, Más Libres y Más Iguales, en su defensa de un modelo educativo que sólo en Valencia ciudad supone más del 50% de la oferta elegida por los valencianos” , ha destacado.