Bioinicia lanza PROVEIL®BIOMASK, la primera mascarilla biodegradable codesarrollada con el CSIC

  • PROVEIL®BIOMASK tiene la misma tecnología de nanofibras PROVEIL que las mascarillas presentes ahora en el mercado, pero al mismo tiempo, el usarlas y desecharlas afectará mucho menos al planeta.
  • Las nuevas mascarillas biodegradables cuentan con una eficacia de filtración bacteriana superior a un 92% y una eficiencia de filtración de aerosoles superior a un 85%.
  • Parte de los beneficios derivados de la venta de las mascarillas PROVEIL®son destinados a CSIC que, a su vez, los vuelve a invertir en proyectos de investigación para mejorar la calidad de vida de la población.             

Valencia, 2 de diciembre de 2020

Bioinicia, además de trabajar por la salud de la población poniendo todos los medios disponibles para poder, a través de sus mascarillas, reducir en la medida de lo posible los contagios por COVID-19, muestra un firme compromiso con el medio ambiente. 

Para ello, parte de su investigación y desarrollo se centran, no solo en optimizar sus filtros, sino también en conseguir que los materiales afecten lo menos posible a nuestro planeta.

Paola Dezi, directora de Marketing de Bioinicia, ha anunciado el lanzamiento de PROVEIL® BIOMASK, la primera mascarilla biodegradable que contará con la misma protección de filtración por nanofibras PROVEIL®, pero que además ayudará al medio ambiente. “Desde Bioinicia creemos que la salud de la población no es algo a tener en cuenta solo a corto plazo, sino que es algo sobre lo que deberíamos trabajar día tras día. Por este motivo, vamos a lanzar la primera mascarilla de cuerpo totalmente biodegradable, incluso en el medio ambiente. Ante las imágenes y las noticias sobre la contaminación provocada por los residuos de este tipo de material desechable, nuestras PROVEIL®BIOMASK tendrán la misma tecnología PROVEIL que las mascarillas que tenemos ahora mismo en el mercado, pero al mismo tiempo, el usarlas y desecharlas afectará mucho menos al planeta que dejaremos a las generaciones futuras.”

José María Lagarón, Investigador de CSIC y líder del grupo de investigadores que ha desarrollado junto a Bioinicia el filtro de nanofibras PROVEIL®, destaca que este lanzamiento se basa en “la línea de desarrollos y de compromisos que se ha adquirido con las instituciones públicas que nos han cofinanciado, inicialmente, para resolver el problema del suministro de EPIs, ya que había falta de protección.”.

Para Lagarón el uso de las mascarillas suponía también un problema medioambiental a la hora de desechar este tipo de material. “Lo que nos hemos dado cuenta también desde el inicio es que esto se iba a convertir en un problema adicional desde un punto de vista medioambiental, porque el uso masivo por parte de la población de este tipo de dispositivos profilácticos, al final iba a redundar en una contaminación del medio ambiente con materiales plásticos adicionales a los que ya tenemos, como envases y otro tipo de filmes, películas plásticas, etcétera.

Por este motivo, nuestro grupo de investigación del CSIC, que es el promotor de esta investigación, colabora con el grupo PIMA de investigación en la Universidad de Castellón Jaume I. En este grupo lo que se está haciendo es analizar las propiedades de biodegradación de la tercera generación de mascarillas que hemos desarrollado en colaboración con Bioinicia, las mascarillas PROVEIL® BIOMASK, cuyo objetivo es que después de ser usadas y cuando se vayan a desechar, la gente las pueda añadir al contenedor marrón de la materia orgánica en aquellos municipios que hayan implementado la recogida diferenciada de residuos, para que o bien se lleven al vertedero y allí se biodegraden en el suelo, o bien se lleven a las plantas de compostaje industrial para biodegradarse con el resto de la materia orgánica.  Sea como sea, el cuerpo de estas mascarillas se transformará en CO2 agua y abono, recomendamos, por tanto, como se debería hacer con todas las mascarillas, separar del cuerpo de la mascarilla las gomas de las orejas que no son compostables y el clip nasal para su reciclado.

El cuerpo de las nuevas mascarillas biodegradables PROVEIL® BIOMASK es 100% compostable y el clip nasal es de acero inoxidable 100% reciclable. PROVEIL® BIOMASK cuenta con una eficacia de filtración bacteriana superior a un 92% y una eficiencia de filtración de aerosoles superior a un 85%.

Además, para prevenir la inhalación de microorganismos derivados del uso propio de la mascarilla, PROVEIL® BIOMASK puede desinfectarse con pulverizaciones de solución alcohólica a 70% sin perder sus capacidades óptimas de filtración. Cabe recordar que este tipo de desinfección no puede realizarse con mascarillas tradicionales, ya que es precisamente la humedad del ambiente o de la misma exhalación al respirar en ellas, el motivo principal por el que pierden su eficacia a las pocas horas de ser usadas.

Al mismo tiempo, cabe tener en cuenta que siendo el cuerpo de la mascarilla 100% compostable, para que las propiedades de filtración de la mascarilla sean óptimas durante el uso, se desaconseja mojar o introducir la mascarilla en agua o solución acuosa.