AVA-ASAJA lamenta que el temporal de agua, viento y pedrisco daña 800 hectáreas de cultivo e infraestructuras agrarias

0
2

Valencia, 5 de noviembre de 2020.

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) subraya, en una primera valoración de urgencia, que la gota fría ha causado en sus primeras 24 horas daños de gravedad en una superficie superior a las 800 hectáreas de cultivo, así como destrozos en infraestructuras agrarias.

La zona más afectada por el temporal de agua, viento y pedrisco es el triángulo formado por Sollana, Almussafes y Benifaió (entre las comarcas de La Ribera Baixa y Alta), donde hay campos de caquis, hortalizas y cítricos con un grado de afección que alcanza hasta el 100% de la cosecha. Este fenómeno, que llega en plena campaña de recolección, da por perdida la temporada para los agricultores más afectados.

Otro punto especialmente castigado por la tormenta es El Perelló (en el término de Sueca), cuyos invernaderos han sufrido la rotura de plásticos y mantienen hortalizas de temporada totalmente cubiertas por el nivel del agua. AVA-ASAJA recuerda que estos daños en El Perelló se suman a los acontecidos en la DANA de septiembre de 2019 y el temporal Gloria en enero de 2020.

La acumulación de precipitaciones en pocas horas de la pasada madrugada también ha ocasionado inundaciones en otras muchas explotaciones, arrastres de tierras y desperfectos en infraestructuras agrarias tales como caminos rurales, muros, acequias y motas de arroz en el Parque Natural de La Albufera. Precisamente este exceso de humedad durante varios días concluye definitivamente las quemas de la paja del arroz, si bien los testimonios recabados por AVA-ASAJA prevén que no se producirán aguas negras y mortandad de peces debido a las prácticas preventivas realizadas por los arroceros.

Por todo ello, la organización agraria pide a Agroseguro que agilice las peritaciones cuando finalice la gota fría y se puedan evaluar los siniestros. En cuanto a las administraciones, les solicita líneas de ayudas y medidas fiscales dirigidas a los agricultores que mayores pérdidas han sufrido.

La gota fría está teniendo, en aquellos otros lugares donde la lluvia cae de una forma más gradual y permite una correcta absorción en el suelo, unos efectos generalmente beneficiosos para la agricultura valenciana porque recarga los acuíferos tras unos meses de sequía, limpia los árboles y mejora la calidad de los frutos, principalmente cítricos tardíos y aceitunas pendientes de recogida.