María José Catalá: “No se puede utilizar la excusa del coronavirus para peatonalizar, porque eso es una chapuza de bajeza moral y política”

 María José Catalá: “No se puede utilizar la excusa del coronavirus para peatonalizar, porque eso es una chapuza de bajeza moral y política”

Valencia, 27 de abril de 2020

La portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Valencia, María José Catalá, ha señalado en el programa “El Intercafé” de Intereconomía Valencia que “no se entiende cómo el gobierno municipal de Ribó se va a gastar 300.000 euros en realizar unas obras que pueden esperar, y no en dotar a la ciudadanía de equipos de seguridad que permitan continuar salvando vidas en esta crisis del Covid-19”.

Por ello, Catalá señala sobre la reestructuración del tráfico de la calle Colón con la inclusión de más líneas de la EMT, la peatonalización de la Plaza del Ayuntamiento y la creación de supermanzanas en zonas céntricas de la ciudad como el Ensanche, anunciadas ayer por la vicealcaldesa, Sandra Gómez, que “no se puede utilizar la excusa del coronavirus para seguir con proyectos de peatonalización, porque eso es una chapuza de cierta bajeza moral y política”

Y no hablamos solo de una cuestión ética – afirma la portavoz del PP – si no de unas obras para cambiar la fisonomía de la Plaza del Ayuntamiento que consisten en poner maceteros y bolardos!! Lo cual demuestra que Ribó quiere aparentar una cierta normalidad y trazar ante todo, las propuestas de su proyecto político”.

En este sentido, María José Catalá también ha querido remarcar que “la actitud del alcalde de Valencia en cuanto al diálogo y consenso en sus proyectos de obras públicas deja mucho que desear, ya que el problema no es que desde el PP estemos en contra de la peatonalización, ni mucho menos, sino que simplemente nos gustaría tener proyectos consensuados entre todas las partes implicadas”.

Por ello, la portavoz del grupo municipal popular en Valencia, asegura que “es fundamental en estos momentos diferenciar las obras públicas productivas, como la recuperación del paseo marítimo, tras los daños sufridos por los últimos temporales. Y ayudar a los comerciantes que van a necesitar mucho esfuerzo para volver a abrir la persiana tras el confinamiento, pero lo que no es productivo es realizar las obras de peatonalización en estos momentos”.

Por otra parte, María José Catalá también se ha referido en “El Intercafé” a la problemática situación que vive la EMT, afirmando que “hablamos de una empresa pública que tiene necesidades de tesorería por importe de 5,7 millones de euros, debido a la estafa de los 4 millones desaparecidos y la caída de los ingresos de este mes producidos por el confinamiento a raíz del Covid-19. Así que esta situación no se va a minimizar con un ERTE, que además no ha sido consensuado con los trabajadores”.

“Y el mayor de los problemas – asegura Catalá – es que estos 5,7 millones de euros van a tener que salir de las arcas del Ayuntamiento de Valencia, que es el pulmón de los valencianos, y cuyos recursos se deberían poder utilizar ahora para ayudar a las pymes, autónomos y la ciudadanía más afectada por la crisis”.

Asimismo, en relación con la situación que están viviendo los comerciantes valencianos, la portavoz del PP señala que “nos han trasladado su preocupación por el futuro, demandando al gobierno municipal de Ribó que congele la subida de impuestos, tal y como propusimos desde el Partido Popular. Y sobre todo, en que el Ayuntamiento de Valencia piense “cómo se abrirán las persianas de multitud de comercios, a partir de cuándo sea posible”.

Por último, sobre las imágenes recogidas ayer en Valencia, con la autorización por parte del Gobierno, que ya permite la salida de los niños acompañados de sus padres, Catalá ha querido remarcar que “desde el PP advertimos al gobierno de Ribó que debía planificar seriamente la salida de los niños, acordando las zonas en las que se podría salir, para prepararlas de manera adecuada”.

“Por ello – añade la portavoz del PP- pedimos la desinfección de las zonas comunes, y la previsión de contar con la Policía Local, en esas zonas clave como parques o el Jardín del Turia, donde se sospechara que se podrían producir aglomeraciones. Y todo ello con el objetivo de que la gente cumpliera las directrices impuestas por el Gobierno, y sobre todo, para dotar a la ciudadanía de mascarillas al igual que están haciendo muchos otros ayuntamientos de España”.

“Unas circunstancias – señala Catalá – que lamentablemente no se produjeron”

Artículos relacionados