Llobet alerta que comercio y restauración en Valencia “se alquila” y el Gobierno de Ribó sigue ajeno a la situación sin un plan integral que ayude a su recuperación

 Llobet alerta que comercio y restauración en Valencia “se alquila” y el Gobierno de Ribó sigue ajeno a la situación sin un plan integral que ayude a su recuperación
  • El PP pide “un plan extraordinario plurianual” de ayudas e incentivos fiscales para el comercio y la hostelería ante la caída de la actividad por el Covid-19
  • Reclama al Gobierno de Ribó y el PSPV que “reaccionen y comiencen ya a elaborar un plan integral ambicioso de ayudas, incentivos y bajadas de impuestos a medio plazo, que contribuya a dinamizar de nuevo la actividad económica y que dé esperanzas al sector comercial y turístico de la ciudad para salvar el recrudecimiento de la crisis económica que se espera para el otoño y que lamentablemente continuará en 2021”
  • La concejal Paula Llobet advierte que tras el estado de alarma “la situación de la actividad comercial y turística en Valencia es desoladora, con muchísimos establecimientos cerrados y con unas expectativas muy duras para los próximos meses”
  • Recuerda que el PP propuso en la Comisión de Reconstrucción por el Covid medidas ambiciosas como  bonificar en un 50 por ciento de la cuota del IBI para aquellos inmuebles destinados a la actividad económica (establecimientos comerciales, de hostelería, ocio, oficinas y espectáculos) que garanticen el mantenimiento de empleo

Valencia, 29 de agosto de 2020

La concejal del Grupo Popular, Paula Llobet, ha declarado hoy , tras visitar las zonas más comerciales y de restauración de la ciudad de Valencia y hablar con los diferentes comerciantes y hosteleros, que ha detectado más de medio centenar de locales cerrados y con carteles en alquiler de estos últimos meses.  “La situación es muy crítica con muchos locales ya cerrados y zonas comerciales en alquiler sin que por parte del Gobierno de Ribó y PSOE se haya puesto en marcha ningún plan integral para reactivar el comercio y la hostelería de la ciudad”.  Sólo 1.600 locales van a recibir ayudas municipales de un total de más de 35.000 que hay en la ciudad y deja fuera al 92% de los solicitantes de las mismas. Las ayudas de 1.000 eurospara la restauración que llegarán sólo a unos pocos se quedan igualmente muy cortas. 

“El comercio y la hostelería de Valencia se enfrentan en los próximos meses a una situación de incerteza muy preocupante, después de haber tenido sus negocios cerrados más de tres meses y tener que soportar caídas de la facturación en muchos casos de más del 50%”, apunta Llobet.  

Llobet asegura que “el sector hotelero de la ciudad se está ya planteando un cierre después del desastre de la temporada de verano, con una reducción de la ocupación a la mitad y con precios que no cubren ni los gastos, y unas expectativas muy negativas para el otoño por las restricciones a la movilidad con España impuestas por muchos países europeos”.  

Al respecto, Llobet ha señalado que “el Gobierno municipal de Ribó y el PSPV no puede seguir ajeno ante una realidad económica muy dura que requiere de un plan integral extraordinario de ayudas, bajadas de impuestos y campañas de promoción, dentro y fuera de la ciudad, que incentiven el consumo en le comercio de proximidad y que atraigan de nuevo el turismo y la celebración de congresos en Valencia. Si no somos capaces de actuar ya, la sangría de empresas cerradas y empleos destruidos continuará durante los próximos meses”.

Las empresas del sector comercial y de servicios y los autónomos representan el 85% de la economía local en Valencia. Es por ello que la edil popular ha reclamado que “el Ayuntamiento lleve adelante para el próximo año 2021 una revolución fiscal que conlleve una bajada generalizada de impuestos y tasas municipales como el IBI, la tasa de alcantarillado, el impuesto de tracción mecánica y el IAE.

Paula Llobet ha recordado que el Grupo Popular propuso en la Comisión de Reconstrucción por el Covid un paquete de medidas fiscales que incluía bonificar en un 50 por ciento de la cuota del IBI para aquellos inmuebles destinados a la actividad económica(establecimientos comerciales, de hostelería, ocio, oficinas y espectáculos) que garanticen el mantenimiento de empleo”. Los comercios beneficiados con esta medida serían 33.588, un total de 7.396 oficinas, 480 de ocio/hostelería y 83 negocios de espectáculos. Supone 26 millones de euros para los beneficiarios.

Asimismo, el PP proponía también reducir al mínimo permitido por la ley el coeficiente para calcular la tasa de circulación de vehículos comerciales. Son medidas de ayudas a taxistas y el sector del transporte que han reducido su volumen de trabajo por la crisis. Por ello se pedía adoptar las medidas necesarias para reducir el coeficiente aplicable a la cuota de la tarifa del Impuesto de Vehículos de tracción mecánica, al mínimo establecido en la ley de haciendas locales, para aquellos vehículos que estén vinculados a alguna actividad económica. Esta medida beneficia a 57.691 vehículos en su mayoría autónomos. Supone ayudas por 3,2 millones de euro

Igualmente, ha recordado Llobet, el plan Fenix que impulsó el PP incluía bonificaciones del 25 por ciento del IAE a las empresas afectadas por el cierre de la actividad al no ser empresas de servicios esenciales. Suponía un ahorro para las empresas de más de 6,5 millones de euros y beneficiaba a más de 7.000 empresas, que son las que más empleo generan pues facturan más de un millón de euros.

Artículos relacionados