Joan Ribó: “Ante situaciones extraordinarias, debe haber medidas extraordinarias”

 Joan Ribó: “Ante situaciones extraordinarias, debe haber medidas extraordinarias”
  • Elperiodic.com entrevista al alcalde de Valencia, Joan Ribó, cuando se cumplen 45 días del decreto de estado de alarma

Valencia, 28 de abril de 2020

Ha pasado ya más de mes y medio desde aquel 14 de marzo en el que España decretará el estado de alarma para frenar a la pandemia del coronavirus. Una decisión que llegó cuando Valencia comenzaba a respirar un clima festivo propio de las fallas y se preparaba para dar la bienvenida a la primavera.

Desde entonces y hasta ahora, el papel de los ayuntamientos ha sido clave para la gestión de los recursos, así como para dar voz a las dificultades por las que atraviesan sus vecinos. En el caso de Valencia, la acción social y económica ha marcado la agenda del consistorio desde donde, además, no cesan los mensajes apelando a la responsabilidad ciudadana a la hora de comenzar la desescalada.

Un gran reto por delante que, tal y como recuerda el alcalde a este digital, solo conseguiremos “si tomamos conciencia de la situación que estamos viviendo”. “Los valencianos hemos superado vicisitudes muy duras a lo largo de nuestra historia. Esta vez también lo haremos”

Con este escenario sobre la mesa, y a poco más de dos semanas de que previsiblemente finalice el confinamiento de los valencianos, elperiodic.com entrevista al alcalde de Valencia, Joan Ribó, para analizar la gestión realizada desde el Ayuntamiento.

Pregunta: La crisis sanitaria ha paralizado por completo la vida normal de miles de españoles y valencianos ¿Cómo está afrontando València esta situación?

Respuesta: València es una ciudad resiliente. Es evidente que padeceremos los efectos de esta crisis sanitaria: el primero y más doloroso, la pérdida de seres queridos; pero también está teniendo y tendrá duros efectos sobre la economía local y los servicios a la ciudadanía, pero aun así, estoy seguro de que València se levantará de nuevo. El empuje de nuestra ciudadanía es evidente, y les aseguro que tendrá todo el apoyo del Ayuntamiento de València.

P: ¿Considera que si se hubiesen tomado medidas antes desde el Gobierno central la situación sería diferente?

R: Llegará el momento de la crítica constructiva, cuando todo esto pase, pero es evidente que observando cómo se han desarrollado los acontecimientos, haber tomado medidas preventivas con antelación hubiera disminuido el impacto de la pandemia. Sin embargo es muy fácil hablar una vez se han desarrollado los hechos; no eran decisiones fáciles, y estoy seguro de que las autoridades sanitarias del Ministerio han hecho cuanto estaba en sus manos. Ahora bien, aprendamos para afrontar un futuro incierto. Países como Taiwán o Corea del Sur, con experiencias previas en pandemias de tipo, son ya referentes para la comunidad científica y sanitaria del resto de países de todo el mundo.

P: Días antes de decretarse el estado de alarma se sucedieron actos multitudinarios en València, como por ejemplo los falleros o la manifestación del 8M, a fecha de hoy ¿Cree que se tendrían que haber suspendido para evitar la propagación del virus?

R: Estoy seguro que, sabiendo la evolución posterior, las autoridades sanitarias españolas habrían tomado medidas restrictivas mucho antes. Una vez dicho esto, y refiriéndonos en concreto al caso de València, debemos apreciar que a día de hoy la Comunitat Valenciana es la undécima en número de muertes por cada cien mil habitantes a causa del coronavirus. Y hay que tener en cuenta, como bien apuntas, que en València estábamos casi en plenas Fallas. Esto nos indica que los focos de contagio ya estaban asentados en otros lugares de España antes de la explosión de casos identificados.

Hay intereses políticos en responsabilizar al 8M del contagio, pero no hay que olvidar que ese mismo 8 de marzo, y los días posteriores y sobre todo los días anteriores, también hubo competiciones deportivas con aglomeraciones de personas –e incluso viajes de aficionados a Italia-, y los metros, autobuses y trenes de todas las ciudades de España circulaban con normalidad y llenos de gente, que hubo conciertos y hasta mítines de algunos partidos ultras que hoy se dedican a atacar al movimiento feminista. La vida en València y en general en toda España proseguía con normalidad y las autoridades sanitarias no pudieron anticipar lo que se avecinaba. Algo parecido ha ocurrido en el Reino Unido, en Francia…

P: Desde el gobierno municipal se ha aprobado una batería de medidas para paliar el impacto económico de la COVID-19 ¿Son suficientes? ¿Tienen previsto reforzar con más ayudas a algún sector en concreto?

R: Hemos incrementado la ayuda a autónomos, pymes y micropymes hasta los 4’5 millones de euros, y hemos triplicado las ayudas al comercio de proximidad hasta los 1’2 millones. Hemos aplazado o suspendido tasas, y vamos a hacer todo lo posible para intentar mantener a flote la economía de la ciudad. ¿Es suficiente? El Ayuntamiento está poniendo toda la carne en el asador para que se mantenga el empleo. No es una competencia de la administración local, pero creo sinceramente que en este momento el Ayuntamiento tiene que estar al lado de las personas más vulnerables, fortalecer la supervivencia de las familias, y eso también pasa por intentar que no se destruyan puestos de trabajo.

P: Entre las reivindicaciones que se han puesto sobre la mesa en las últimas semanas destaca la petición de tener más autonomía financiera para hacer frente a la crisis sanitaria ¿Qué supondría poder hacer uso de ese superávit?

R: El Ayuntamiento de València ha sido en los últimos 5 años una administración responsable: hemos reducido la deuda municipal a menos de la mitad, hemos cumplido con la regla de gasto, y hemos generado un superávit. Lo que le pido al gobierno central es que flexibilice los supuestos de gasto público para que los ayuntamientos podamos invertir en aquello necesario para hacer frente a la COVID-19 y sus efectos sobre las familias y la economía local. A situaciones extraordinarias, debe haber medidas extraordinarias.

P: ¿Se verá afectado el presupuesto municipal de este año por la concesión de ayudas?

R: Por supuesto, el presupuesto va a tener cambios relevantes. Mi prioridad son ahora mismo las familias más vulnerables, la generación de empleo, y que la ciudadanía se sienta segura con la desinfección del espacio público o los medios de transporte. En los últimos días he tomado decisiones de reestructuración del gasto público que considero completamente necesarias: no podemos dejar en desamparo a nuestras personas mayores, ni a las familias con menos recursos, ni a las personas sin techo.

Debemos ser valientes y apostar por nuestros sectores productivos, y sé que las pymes y el comercio de proximidad es el que mayor empleabilidad crea en nuestra ciudad. Y quiero que mis vecinos y vecinas, cuando acabe este confinamiento, salgan a la calle con las mayores medidas de protección y seguridad posible. Los ayuntamientos nos encargamos de la limpieza viaria a lo largo del año, y ahora es momento de intensificarla con baldeos y desinfección de los lugares con mayor afluencia como mercados, supermercados y tiendas de alimentación, farmacias, centros de salud y accesos a los hospitales.

P: Poner a disposición de las personas sin hogar dependencias municipales fue una de las primeras medidas que se tomaron desde el Ayuntamiento de València ¿Se está pudiendo atender toda esa demanda? ¿Cuánto tiempo se podría sostener en el tiempo esta situación?

R: Hemos contado con el trabajo hecho durante estos últimos años. Haber multiplicado las plazas de alojamiento para personas sin techo en los últimos años, nos ha permitido afrontar con mayor rapidez esta crisis. Aun así, hay que tener en cuenta que durante estas últimas semanas han llegado a València más personas sin hogar, con lo que hemos habilitado más de 900 plazas para ellas, en espacios públicos, hostales y hoteles, ya que en todo momento he mantenido que no solo se trataba de dar cobijo, sino también de posibilitar unas medidas de seguridad e higiene adecuadas.

Hemos llegado al punto en que teníamos más oferta de plazas que demanda. Sobre esto también hay que explicar que las personas que viven en la calle provienen de situaciones personales muy complejas de abandono, empobrecimiento y algunas veces con problemas de adicciones o de salud mental. Los servicios sociales municipales están haciendo una labor extraordinaria para afrontar todo ello.

P: Ayuntamientos de diferentes localidades de la Comunitat Valenciana han puesto en marcha un sistema de reparto de mascarillas entre sus vecinos ¿Tiene previsto sumarse a esta iniciativa y dotar de material de protección a los vecinos de València?

R: Sí. En el próximo Pleno autorizaremos el gasto para la compra de Equipos de Protección Individual (EPIs) para repartir entre la población. Hasta ahora, la policía local ha distribuido 100.000 mascarillas durante varios días asignadas por el resto de administraciones. Pero no es suficiente. Quiero hacer lo posible para facilitar las mascarillas a tantas personas como se pueda. Por ahora, el Real Decreto del gobierno central no obliga a su uso, pero, como decíamos antes, aprendamos de lo vivido hasta ahora: anticipémonos tanto como podamos a lo que pueda venir. Y ojalá que no fuera necesario utilizarlas nunca.

P: Los grupos de la oposición se han mostrado muy críticos con las actuaciones llevadas a cabo por su gobierno. Consideran que se ha actuado tarde ¿Esperaba otro tipo de actitud por su parte? ¿Qué tiene que decir sobre esas críticas?

R: Los grupos de la oposición hasta ahora se han unido con el gobierno municipal en la toma de decisiones. Y yo creo que la ciudadanía lo ha valorado positivamente. En el Pleno de marzo, por ejemplo, aprobamos las medidas frente a la pandemia por unanimidad. Está claro que cada grupo tiene una visión distinta de la gestión, y por ponerte un ejemplo de los grupos mayoritarios, si desde Compromís priorizamos los recursos sociales, el empleo y la seguridad y desinfección, seguramente desde el Partido Popular se priorizarían otras cosas. Lo hablamos, lo discutimos en la Junta de Portavoces y en el Pleno municipal, debatimos, y estamos llegando a consensos. Es un indicativo del grado de responsabilidad adquirido, en que todos cedemos para llegar a acuerdos. Está claro que la acción gestora y la iniciativa corresponden al equipo de gobierno, pero prefiero que sea escuchando y tomando nota de todas las propuestas, vengan de donde vengan.

P: Pese a la crisis sanitaria la vida en la ciudad de València continúa, también sus obras entre ellas la peatonalización de la plaza ¿Qué calendario manejan para su finalización? ¿Cree que es seguro apostar ahora por su reanudación?

R: El Ayuntamiento de València no debe parar. Está claro que hay una gran emergencia que debemos atender, pero no podemos descuidar el funcionamiento de la ciudad y sus proyectos, ya que de lo contrario nos estancaríamos. Hay desde hace décadas una mayoría social en la ciudad favorable a las peatonalizaciones, a una vida con menos contaminación y a unos barrios más saludables. La peatonalización de la plaza del Ayuntamiento es emblemática, y precisamente en este momento de confinamiento, las obras que se deban acometer causarán un impacto mínimo entre la población. Espero que su puesta a punto sea cuanto antes.

P: Las Fallas fueron las primeras afectadas por el coronavirus, y desde un primer momento se ha mostrado favorable a su posible celebración en el mes de julio ¿Sigue siendo un escenario posible? ¿Cambiarían las medidas de seguridad en ese caso?

R: El aplazamiento de las fallas fue un mazazo sobre nuestra ciudad, hay que reconocerlo. Pero si desde un primer momento dijimos que acataríamos en cualquier caso a las autoridades sanitarias, ahora soy consecuente y lo expreso en los mismos términos. Llegamos a un gran acuerdo con el movimiento fallero: que a mediados de junio analizaríamos la situación sanitaria y, en caso de ser posible, celebraríamos las fallas en la segunda mitad de julio. Nuestras decisiones deben atender al principio de seguridad y a la salud de las personas. El colectivo fallero ha demostrado en esta crisis que está a la altura de las circunstancias, y que su sentido de la responsabilidad es altísimo.

P: Desde elperiodic.com le invitamos a mandar un mensaje a los vecinos de la ciudad de València en estos momentos complicados

R: El mensaje que quiero trasladar es, en primer lugar, de confianza. Los valencianos y valencianas hemos superado vicisitudes muy duras a lo largo de nuestra historia. Esta vez también lo haremos, pero solo lo conseguiremos si tomamos consciencia de la situación que estamos viviendo. Yo creo que la mayoría de nuestros vecinos y vecinas así lo hacen, y esto se demuestra en la capacidad de freno al virus que ha tenido la ciudad de València, como indican los datos que ofrecen las autoridades sanitarias.

Son tiempos duros, y lo serán en el futuro más inmediato, por la repercusión económica de esta crisis sanitaria. Debemos aprender de la última gran crisis que vivimos, en el 2008: no podemos hacer recaer recortes en materia social sobre las familias más vulnerables; al contrario, debemos proteger especialmente a las rentas medias y más bajas, e intentar dinamizar nuestra economía desde aquellos sectores que más empleo generan: las pymes y los autónomos.

Y por último, quiero lanzar un mensaje especialmente a aquellas familias que han perdido a un ser querido en unas circunstancias tan dolorosas como las actuales, en que las despedidas son demasiado frías y solitarias: homenajearemos a las personas fallecidas cuando todo esto pase, y haremos posible que familias puedan recordar a sus seres queridos como es debido.

Fuente: elperiòdic.com e Intereconomía Valencia

Artículos relacionados