Goirigolzarri: “Si el FROB no hubiese salvado a Bankia con 22.000 millones de euros, su quiebra habría costado 60.000”

 Goirigolzarri: “Si el FROB no hubiese salvado a Bankia con 22.000 millones de euros, su quiebra habría costado 60.000”

Valencia, 19 de septiembre de 2020

Las entidades financieras, CaixaBank y Bankia, ya han puesto sobre la mesa los números de una integración que supondrá la creación del mayor banco en España. Esta operación supondrá un nuevo reparto de la nueva propiedad en la que el Estado Español tendrá una participación del 16%, y en la que el primer accionista será la Fundación La Caixa, con un 30% del capital.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, y el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, presentaron la fusión en la mañana del viernes en la sede social de la entidad de origen catalán en Valencia, la cuál se mantendrá en la capital del Turia tras las presiones de comunidades como Cataluña y Madrid. Esta operación es, según los dirigentes financieros «muy positiva para la línea de optimizar la recuperación de las ayudas» públicas que en su momento el Estado inyectó en la entidad. El banquero ha insistido en que la Administración hizo en su momento lo mejor para salvar los ahorros de millones de depositantes con los 22.000 millones que metió en Bankia, ya que si no la quiebra de la entidad bancaria hubiera supuesto unos 60.000 millones de perdidas.

Así pues, la el Estado español trabajará conjuntamente con CaixaBank cuando se complete la operación. De hecho, el FROB tendrá un sillón en el consejo de administración. Para Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, esta circunstancia supone «una responsabilidad adicional, muy importante con los accionistas y la sociedad». Por este motivo, recalca que «tenemos la responsabilidad de hacer lo mejor posible para que la recuperacion de las ayudas sea la mayor posible».

La operación por la que CaixaBank se hará con Bankia mediante un proceso de absorción supondrá un desembolso de 4.300 millones de euros, según indican los hechos relevantes remitidos esta mañana a primera hora a la CNVM. El anuncio oficial llega horas después de que los consejos de ambas firmas autorizaran anoche la integración de la que surgirá la primera entidad financiera en España.

Con estas cifras, la prima que se paga por Bankia será de un 20% con respecto a la cotización que tenía la entidad participada por el Estado a principios de mes, justo cuando ambas corporaciones anunciaron el inicio de las negociaciones. Entonces, Bankia tenía un valor bursátil de 1,04 euros por título; este viernes ha cerrado su cotización en los 1,37 euros tras el rally bursátil desde entonces. Bankia ha caído hoy un 4,7% y CaixaBank un 2,2% (sube un 10% desde el anuncio de fusión).

En los comunicados remitidos al regulador, CaixaBank asume que la integración generará unos ahorros de costes de 770 millones a partir del año 2022. Y, lo más importante, que lo logrará fundamenalmente gracias al ajuste de personal, que aún no ha cuantificado. El grupo nacerá con una solvencia de entre el 11,6% y se ha marcado el objetivo de alcanzar una rentabilidad sobre recursos propios tangibles (RoTE) del 8% a partir de 2022.

A su vez, el negocio de CaixaBank -que mantendrá su sede social en Valencia, con dos enclaves operativos en Madrid y Barcelona– será diferente al actual cuando integre a Bankia.

El futuro incierto de los empleados

Para alcanzar esos objetivos, los gestores de ambos grupos estiman que tendrán que desembolsar unos 2.200 millones euros en todo tipo de costes de reestructuración. Una buena parte de esa cuantía iría destinada al ajuste de la red y a la reducción de una plantilla que supera ahora los 51.000 trabajadores.

Sin embargo, ni Gortázar ni Goirigolzarri han aclarado cuántos empleados se verían afectados por el proceso de despidos, jubilaciones anticipadas u otras alternativas. «Es muy pronto para afinar este tema», ha indicado el ejecutivo. «Buscaremos fórmulas innovadoras y creativas» para realizar este ajuste, aunque no ha querido aclarar a qué tipo de opciones laborales se refería. Sí ha recordado que los últimos ERE de ambas entidades han sido pactados y en su mayoría, materializados con salidas voluntarias de los trabajadores. Pero será «a partir de marzo de 2021» cuando traten esta cuestión, según Gortázar. Sería entonces cuando la operación estaría finalizada legalmente, según sus previsiones.

Ambos ejecutivos han insistido en que su idea pasa por reestructurar la red de oficinas, aunque teniendo en cuenta su alta presencia en zonas rurales. «No podemos desbancarizar España», ha apuntado Gortázar. De hecho, hay casi 300 localidades en las que CaixaBank y Bankia son las únicas marcas bancarias con presencia en esos lugares.

Artículos relacionados