El PP lanza una campaña que impulse las compras y el consumo en Navidad en la ciudad de Valencia, ante la inacción del Gobierno de Ribó y PSOE

 El PP lanza una campaña que impulse las compras y el consumo en Navidad en la ciudad de Valencia, ante la inacción del Gobierno de Ribó y PSOE
  • Los populares de Valencia lanzarán a través de la redes sociales su campaña entre militantes y simpatizantes para que se compre y consuma en la ciudad siempre, especialmente estas Navidades
  • El PP presentará alegaciones al presupuesto de 2021 para que se dote de una partida mínima de 25,8 millones de euros de ayudas directas a comerciantes, pymes, autónomos, hosteleros y ocio
  • Catalá ha vuelto a denunciar el apagón  en la ciudad estás Navidades, no han querido ampliarla para apoyar al comercio y nuestra iluminación navideña será la más pobre de España

Valencia, 1 de diciembre de 2020

El Grupo Municipal Popular ha presentado esta mañana una campaña de apoyo al comercio de la ciudad ante la inacción del Gobierno de Ribó y PSOE que ni ha previsto campañas para impulsar el consumo en nuestros comercios y hosteleros, ni ha querido ampliar la iluminación de Navidad para apoyar la comercio y la hostelería como pidió hace semanas el PP en una moción rechazada por Compromís y PSOE.

Bajo el lema compra y consume “Made in VLC” movilizará a todos sus militantes y simpatizantes para impulsar el consumo y las compras en los comercios y hosteleros de Valencia. La portavoz del Grupo Popular, María José Catalá, ha señalado hoy que “lanzamos la campaña ante la inacción del Gobierno de Ribó que en los momentos que más necesita de la ayuda de sus gobernantes, desde la alcaldía de Valencia se mira hacia otro lado con un presupuesto para 2021 que ni ayudará a autónomos, comerciantes ni hosteleros”.

La campaña se inicia hoy a través de redes sociales y a través de los distritos del PP para fomento el consumo de comercio local y apostar por el consumo en los bares y restaurantes de la ciudad.  “Vamos a inundar las redes sociales del partido y pedimos a todos que se hagan vídeos o fotos para subirlo a sus redes y animar al consumo “Made in Valencia”, explicó la portavoz Popular.De hecho, la presentación se ha realizado en uno de los comercios del centro histórico en la céntrica calle Músico Pedydro (calle de la Cestas).

Catalá ha advertido que la ciudad de Valencia va a ser, por mérito de Ribó y PSOE, la ciudad con menor iluminación de Navidad de toda España. “Va a dejar a oscuras al comercio de la ciudad estas Navidades”.  La portavoz popular ha recordado que esta tarde el alcalde tiene previsto realizar el encendido oficial de las luces de Navidad, aunque habría que llamarlo más “el apagón navideño de Ribó”, pues en el año más difícil para nuestro comercio “el gobierno no ha estado a la altura para darle apoyo en el momento más complicado de nuestros comerciantes y los ha dejado abandonados. Llegan tarde y mal, mientras en toda España se encendieron el fin de semana pasado como apoyo al comercio, somos los últimos y encima con la iluminación más pobre de España”.

Valencia invierte lo mismo que el año pasado 100.000 euros,  lejos de Madrid, que destina 3,1 millones de euros a iluminar la ciudad  y Barcelona, con 1,7 millones y también por detrás de otras ciudades como Vigo (800.000 euros), Zaragoza (700.000 euros) o Málaga (532.000 euros). 

El PP pide más ayudas al comercio y hostelería

En paralelo, desde el PP se están preparando alegaciones al presupuesto de 2021 para que se dote de un mínimo de 25,8 millones de euros de ayudas directas a comerciantes, pymes, autónomos, hosteleros y ocio. Al mismo tiempo que se rebaje la presión fiscal al sector económico que sumarían más de 58, 3 millones de apoyo a la actividad económica entre impacto fiscal + ayudas directas.

El gobierno del PSPV y Compromís ha destinado, en 2020 con motivo de la pandemia, 17 M€ a ayudas económicas –incluyen la suspensión de la tasa de Mesas y Sillas-  para hacer frente a la situación provocada por la pandemia. Un importe que ha dejado fuera a muchos autónomos y pequeñas empresas… Nosotros triplicaríamos esa cantidad.

Catalá ha pedido que “más que nunca debemos bajar la presión fiscal en Valencia. Revertir la subida de impuestos y tasas aprobada por el gobierno municipal porque no tiene ningún sentido aplicar “un impuestazo”, generalizado, en plena pandemia. (30 M€). Suspender el pago de la Tasa de Mesas y Sillas en 2021. (2,5 M€).  Nueva medida fiscal: Bonificación de hasta el  50% en el IBI para inmuebles destinados a las actividades más castigadas por la pandemia –comercio, ocio, hostelería, deportivo y espectáculos- que hayan tenido pérdidas durante el presente año. Supondría un ahorro de entre 5 y 10 M€ para cerca 20.000 contribuyentes. 

También proponemos aplicar bonificaciones en el IBI y en el IAE para aquellas empresas que decidan instalarse en Valencia y estudiar el retraso del cobro del IBI  hasta finales de año  a aquellos sujetos pasivos destinados a la actividad económica que acrediten haber tenido un resultado negativo en 2020 y siempre que se garantice el mantenimiento de empleo.

Ronda de visitas al comercio de la ciudad

Al mismo tiempo, desde el PP se ha iniciado una ronda de visitas por las asociaciones de comerciantes de toda la ciudad para conocer la situación que atraviesan por la crisis el COVID 19. Catalá ha vuelto a reclamar al Gobierno de Ribó y PSOE un apoyo real para el tejido comercial y económico de la ciudad con la reversión de la subida de impuestos y tasas de 2020, así como un paquete de ayudas y bonificaciones fiscales para aquellos negocios que han tenido pérdidas para que no se destruya empleo.

Catalá se ha reunido con la asociación de comerciantes, industriales y profesionales  del marítimo para explicarles las propuestas realizadas por el Grupo Popular municipal que sistemáticamente han sido rechazadas por el Gobierno de Ribó y PSOE. La portavoz Popular ha puesto como ejemplo la reducción de las ayudas para el sector económico de la ciudad para 2021 y en concreto se reduce sólo en ayudas al comercio en más de 100.000 euros las ayudas, pasando de los 2 millones de euros destinados en 2020 a los 1,9 millones de euros presupuestados para 2021.

 El PP defendió en una moción en el pleno de noviembre impulsar un paquete de medidas de apoyo a la economía local con la reversión de la subida de impuestos y tasas de 2020, la supresión para 2021 de la tasa de mesas y sillas de bares y restaurantes, así como bonificaciones del IBI y el IAE para atraer inversiones que generen empleo y el retraso del cobro de impuestos municipales hasta finales de año para el sector económico de la ciudad.

La portavoz del PP ha afirmado que “los presupuestos presentados por Ribó y PSOE no cumplen con los acuerdos de la comisión de reconstrucción porque sólo dedican directamente a la reactivación económica de la ciudad 7 millones de euros, el 0,7% del presupuesto, cuando se aprobó destinar 2,5%, por lo que lamentablemente seguirán provocando el cierre de persianas en comercio y hostelería, y destruyendo empleo”.   El presupuesto incluye como inversiones a la reactivación de económica el pago de nóminas, de alquileres municipales y el pago a la seguridad social y de trienios de funcionarios

La situación “dramática” que viven los sectores económicos de la ciudad, ha apuntado Catalá “nos obligan a adoptar medidas esenciales para apoyar a autónomos, comerciantes, hosteleros y pymes, que son quienes pueden reactivar la ciudad y frenar la escalada de paro”, que se sitúa en una tasa del 18% frente a la media española que está en el 16%”. 

Una parte de la moción realizaba peticiones al Gobierno de España como que envíe de forma inmediata un fono extraordinario, dotado al menos con 50,8 millones de euros,  siguiendo el criterio poblacional, del anunciado Fondo Estatal dotado con 3000 millones de euros para que los Ayuntamientos hagan frente a los gastos ocasionados por el COVID 19.

Los populares también proponía que el Pleno instara al Gobierno central a: prolongar los ERTE hasta el fin del estado de alarma, a  la ampliación de las carencias de pago de los ICO, a aplazar el pago de impuestos hasta el final de estado de alarma, a eximir de las cotizaciones sociales de los autónomos que cierren debido al estado de alarma y a reducir las cotizaciones de los que tengan una caída del 50% respecto al mismo trimestre del 2019, así como a aplicar una deducción fiscal en la IRPF a los autónomos que hayan mantenido el nivel de empleo de 2020. 

Artículos relacionados

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad