El peso de los colectivos más vulnerables al desempleo, como es el caso de los autónomos, ante la crisis por el COVID-19 es mayor en la C. Valenciana

 El peso de los colectivos más vulnerables al desempleo, como es el caso de los autónomos, ante la crisis por el COVID-19 es mayor en la C. Valenciana

El porcentaje de trabajadores temporales, indefinidos con poco tiempo en la empresa, autónomos, con menor formación y empleados en pymes y sectores más expuestos a la crisis es más elevado en la Comunitat Valenciana que en el conjunto del país. Además, las actividades en las que la crisis será más persistente por la necesidad de mantener la distancia social concentran un 33,1% del empleo total valenciano frente al 29,4% de media en España. Sin embargo, la apuesta masiva de las empresas valencianas por mantener la relación con los trabajadores a través de ERTEs, en lugar de extinguir los contratos (el 96,7% de los trabajadores afectados por EREs corresponden a ERTEs), es una señal alentadora de cara a facilitar una recuperación más temprana de la actividad.

València, 27 de abril de 2020.

Los datos de afiliación a la Seguridad Social del mes de marzo situaban a la Comunitat Valenciana como la tercera autonomía con mayor destrucción relativa de empleo, con una caída del 5,78% de la afiliación. Esta posición desfavorable se debe, en parte, a que existen algunos colectivos de trabajadores que resultan más vulnerables a la pérdida de empleo a corto plazo y que tienen un mayor peso en la Comunitat. El nuevo documento de la serie COVID-19: IvieExpress, elaborado por Lorenzo Serrano, Ángel Soler y Fernando Pascual, analiza los datos de esos colectivos y los compara con la media nacional utilizando los datos de la Encuesta de Población Activa del INE.

En el caso de los trabajadores con contrato temporal, en la Comunitat Valenciana ese colectivo representaba antes del COVID-19 el 27,7% de los asalariados privados, frente al 25,9% en España. Dentro del conjunto de asalariados con contrato indefinido, aquellos con un periodo en la empresa inferior a doce meses suponían el 15% en la Comunitat, mientras en el conjunto del país representaban el 12,4%. También los empleados con menor nivel de formación tendrían más riesgo de perder su trabajo en el corto plazo. En este sentido, en España, las personas que tienen como máximo educación obligatoria suponían el 32,5% del empleo y en la Comunitat un 33,8%. Otro de los colectivos más vulnerables analizados es el de los autónomos, aunque en este grupo el peso en la región es similar a la media nacional, 15,8% y 15,7%, respectivamente.

A ello hay que añadir la mayor exposición relativa de los sectores productivos valencianos a las restricciones a la actividad de los sucesivos decretos del gobierno. Algunos estudios estiman que el 50,7% del empleo de la Comunitat Valenciana se habría visto afectado por dicha normativa, frente al 46,9% a nivel nacional. Unos porcentajes que, aunque se reducen con la / 2 vuelta al decreto inicial (19,1% en Comunitat Valenciana y 18,2% en España) siguen siendo mayores en la región.

Por el contrario, como se señalaba en el COVID-19: IvieExpress número 2, la Comunitat Valenciana sí tiene una mejor posición respecto a la media nacional en cuanto al porcentaje de empleo que se concentra en empresas financieramente más vulnerables. Solo el 6,3% del empleo en la región se encuentra en este tipo de empresas, frente al 8,5% en el conjunto de España.

Pese a que en la mayoría de ámbitos considerados la Comunitat Valenciana presenta una mayor vulnerabilidad a corto plazo ante una crisis económica, por el momento las empresas valencianas están apostando con mucha intensidad por conservar la relación laboral mediante la suspensión temporal de empleo (ERTEs) en lugar de decantarse por los despidos. En la Comunitat, el 96,7% de los trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo se encuentra en suspensión temporal o una combinación de suspensión temporal y reducción de jornada. Se trata de una circunstancia positiva que debería contribuir a preservar la capacidad productiva, permitiendo una más pronta recuperación.

Los autores del informe destacan tres elementos favorables del actual contexto económico que pueden atenuar los efectos de la crisis sobre el empleo. En primer lugar, los bajos tipos de interés, que permiten a las empresas un endeudamiento más asumible. En segundo lugar, la respuesta de las instituciones europeas, que está siendo más rápida y decidida que durante la Gran Recesión de 2008. Finalmente, el marco de relaciones laborales en España, que es ahora más flexible que al inicio de esa última crisis, ofreciendo más margen a los agentes sociales de cada empresa.

Sectores afectados a largo plazo

Algunas actividades van a sufrir retrocesos más intensos y de mayor duración, al estar condicionadas por la necesidad de mantener la distancia social en el futuro a corto y medio plazo. Estas actividades se encuentran también más presentes en la Comunitat Valenciana. Por ejemplo, el agregado de comercio, transporte y hostelería supone el 29,4% del empleo nacional y el 33,1% del valenciano. En cualquier caso, el documento plantea la conveniencia de complementar los esfuerzos enfocados a que no se pierdan los empleos actuales con otro tipo de actuaciones, más dirigidas a propiciar que en el futuro, lo antes y con la mayor intensidad posible, se creen nuevos empleos.

Artículos relacionados

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad