Catalá denuncia que Ribó y PSOE inician el año pagando 9,1 millones de facturas en los cajones

 Catalá denuncia que Ribó y PSOE inician el año pagando 9,1 millones de facturas en los cajones
  • El informe de la Intervención advierte “de la elevada cantidad de gasto realizado prescindiendo total y absolutamente del procedimiento legalmente establecido”

Valencia, 22 de febrero de 2021

La concejal del Grupo Popular, Paula Llobet, ha denunciado hoy que la falta de previsión presupuestaria del Gobierno de Ribó y PSOE ha provocado que el Ayuntamiento inicie el año con el pago de más de 9 millones de euros pendientes de pago en facturas guardadas en los cajones. La comisión de Hacienda hoy ha aprobado  el reconocimiento de obligaciones extrajudiciales de crédito por importe total de 3.056.734,18 €. El importe acumulado en lo que llevamos de año asciende a 9.155.284,80 €, cifra superior a la del año pasado por estas fechas (8.891.741,29 €).

Recordar que el Informe Resumen de la Intervención General, del que se da cuenta también en la Comisión de Hacienda dice que, “advierte de la elevada cantidad de gasto realizado prescindiendo total y absolutamente del procedimiento legalmente establecido, gasto realizado, en muchas ocasiones en un ejercicio cerrado y sin crédito presupuestario autorizado”.

 Llobet ha señalado que “cabe recordar que la Intervención General ha advertido en numerosas ocasiones de la existencia de gastos corrientes que no se tramitan adecuadamente. Entre los ejemplos que cita se encuentran gastos derivados de contratos incorrectamente adjudicados o gastos realizados mediante anticipos de baja no justificados”.

En 2019 se tramitaron con informe de omisión de procedimiento 46,40 M€, cifra superior en un 19% a la del ejercicio 2018, que fue de 39,06 M€. El principal motivo es la prestación de servicios a través de contratos vencidos más allá de sus prórrogas posibles, sin que se haya procedido a realizar nuevas adjudicaciones.

Llobet ha afirmado que el gobierno municipal “aprobó un presupuesto que no se ajustaba a las necesidades reales de la ciudad, que tuvo una bajísima ejecución de las inversiones en los barrios, y contó con una mala planificación y gestión de los recursos de limpieza y mantenimiento de jardines (pese a contar con más presupuesto),  y  mantuvo un incremento del 10% de la presión fiscal que soportan los valencianos.”

Para hacer frente al pago de estas facturas el gobierno de Ribó  y el PSPV va a tener que recurrir a fondos de contingencia del Ayuntamiento previsto cuando tan solo ha transcurrido el primer mes del año 2020.

Estos impagos se generan “por la mala gestión y falta de previsión del gobierno del Rialto”, al mantener durante varios años sin cobertura contractual a empresas que prestan servicios municipales y al generar compromisos de pago sin tenerlas presupuestadas.

 

 

 

 

 

 

 

Artículos relacionados